The news is by your side.

Lo que nos enseña la cena entre Ayn Rand y Ludwig von Mises

Las discrepancias entre los economistas y filósofos libertarios más importantes de la historia existían, esta anécdota nos enseña sobre el dogmatismo.

En la Conferencia de la Sociedad Internacional para la Libertad Individual, Milton Friedman pronunció un discurso titulado «Di ‘No’ a la Intolerancia» (puedes encontrar la transcripción aquí ) donde criticaba el sectarismo de una parte del movimiento libertario.

Para ilustrar este punto, contó una anécdota, que se puede encontrar en la biografía de Ayn Rand «La Pasión de Ayn Rand» de Barbara Branden, que revela el dogmatismo tanto de la filósofa ruso-estadounidense como del economista austríaco Ludwig von Mises.

Aquí está la anécdota citada por Branden:

«Una noche, los Hazlitts (ese fue Henry Hazlitt, a quien mencioné) invitaron a Ayn y Frank a cenar con el Dr. y la Sra. Von Mises. La noche fue un desastre. Era la primera vez que Ayn discutía la filosofía moral en profundidad con cualquiera de los dos hombres. «Mi impresión», dijo Rand, fue que «a Von Mises no le importaba considerar cuestiones morales, y Henry estaba seriamente comprometido con el altruismo… Discutimos con bastante violencia. En un momento, von Mises perdió la paciencia y me gritó».

Mises llamó socialistas a sus colegas de la Sociedad Mont Pelerin

Imagine la cara de Hazlitt en una situación tan incómoda. Puedes encontrar algunas anécdotas más que van en la misma dirección; por ejemplo, Mises acusando vehementemente a sus colegas de la Sociedad Mont Pelerin (Hayek, Friedman o Hazlitt, entre otros) de ser socialistas o Rand afirmando que preferiría ver el circo en la televisión que el espectáculo de Rose y Milton Friedman «Libre para elegir» (justo después de describirlo como un «ecléctico miserable»).

¿De dónde proviene su dogmatismo? Parece obvio que su personalidad y sus experiencias jugaron un papel en su falta de voluntad para comprometer e incorporar las ideas de otras personas a las suyas. Después de todo, todos estamos influenciados por nuestra formación genética, educación y el entorno que nos rodea.

MÁS ARTÍCULOS
Top 8 libertarios minarquistas en contra del anarcocapitalismo

Sin embargo, Friedman señala un detalle que puede explicar en parte su intolerancia: sus paradigmas económicos y filosóficos, y más específicamente, la metodología en la que se basan.

Un problema metodológico

Mises acuñó la palabra praxeología para referirse a su enfoque metodológico de la economía. Según Mises, las leyes económicas se pueden derivar de manera apriorística (sin la necesidad de evidencia empírica) a partir de una premisa única: los seres humanos actúan a propósito.

De manera similar, el objetivismo, la filosofía de Ayn Rand, se basa en una serie de axiomas difíciles de refutar. Como señaló Friedman, el problema con esto es que, cuando surgen desacuerdos, no hay forma de verificar quién tiene la razón y quién está equivocado.

Lo anterior a menudo lleva a que se arraigue en sus propias convicciones, sin tener en cuenta los argumentos o la evidencia empírica presentada por su oponente intelectual.

No me malinterpretes Tengo mucho respeto y admiración intelectual hacia Mises (me temo que no puedo decir lo mismo de Ayn Rand). Sin embargo, la intolerancia perjudica enormemente tanto el avance de la ciencia económica como la difusión de las ideas del libre mercado.

Este artículo apareció por primera vez en Intelectual Takeout por Luis Pablo De La Horra.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

15 − 13 =