The news is by your side.

China ¿Qué tan comunista es en la actualidad?

Para la izquierda en Latinoamérica, el modelo de «Un país, dos sistemas» en China es un ejemplo a seguir, pero la realidad es muy diferente.

La respuesta a esta pregunta es compleja y es posible separarla en dos partes distintas, que responden a la dimensión social y a la dimensión económica. La «República Popular de China» todavía está dirigida por una dictadura comunista de un solo partido, en la que la disidencia también se reprime violentamente.
[AdParrafo1]
La situación de los derechos humanos en China sigue sufriendo muchas críticas de la mayoría de los grupos internacionales de derechos humanos, que informan numerosas pruebas de abusos bien documentados que violan las normas internacionales. El sistema legal a menudo ha sido criticado como arbitrario, corrupto e incapaz de brindar protección a las libertades y derechos fundamentales.

Represiones a las libertades individuales en China

China es el país del mundo donde se ejecutan más condenas a muerte, aunque las autoridades se niegan a publicar ninguna estadística oficial. En cuanto a las condenas llevadas a cabo en 2007, Amnistía Internacional ha recopilado noticias sobre 470 ejecuciones, pero estima un total de al menos 6.000 a lo largo del año. No toques a Caín estima una cifra similar de al menos 5000 ejecuciones en el mismo período, con una incidencia del 85,4% en el total mundial. Ambos grupos, sin embargo, reconocen que hubo una disminución en el número de ejecuciones, después de que se reintrodujo el requisito legal de que todas las penas de muerte deben ser confirmadas por el Tribunal Supremo Popular: que significa mitigar el flagelo de las sentencias de muerte impuesto después de juicios sumarios e injustos. Pero algunas estimaciones, sin embargo, son mucho más pesimista: un político chino, Chen Zhonglin, un delegado de la municipalidad de Chongqing, abogado y decano de la Facultad de Derecho de la Universidad el sureste de China, en una entrevista con China Youth Daily habló de 10.000 ejecuciones por año.

Según lo revelado el Viceministro de Salud Huang Jiefu en 2005, fue condenado a muerte por venir la mayoría de los órganos cosechados de China, a menudo sin que el donante haya dado su consentimiento, a pesar de que la ley requiere. La extracción sin consentimiento parece ser practicado de manera sistemática a los miembros condenados del movimiento espiritual Falun Gong, perseguidos por el régimen chino oficialmente desde el 20 de julio de 1999, cuando el entonces líder del Partido Comunista de China (PCCh) movilizó a las fuerzas del estado para erradicar a Falun Gong y sus practicantes. Este fenómeno, que de hecho condujo al tráfico ilegal de órganos humanos, ha llevado a la sospecha de que las condenas se llevan a cabo cuando existe una demanda de órganos compatibles con el condenado.

En 2006, el abogado de derechos humanos David Matas y el ex Secretario de Estado canadiense David Kilgour, en un estudio independiente muestra que el personal militar y de salud en las prisiones y hospitales en China elimina la fuerza de los practicantes de Gong Gong que siguen vivos con fines de lucro. Según su informe, llamado «Bloody Harvest», entre 2000 y 2005 casi 41,500 practicantes murieron por esta razón, pero el número real podría ser mucho mayor. El gobierno chino es con frecuencia culpable de violaciónes de derechos humanos contra las minorías étnicas, religiosas y disidentes políticos: el ejemplo más famoso, para el trabajo de la conciencia global en la que prodigó el Dalai Lama, es la ocupación armada del suelo tibetano.
[AdsenseMitad]

Pena de muerte en China contra opositores políticos

El gobierno chino dice garantizar que la pena capital aplica sólo en casos de delitos graves (asesinato, homicidio, terrorismo…), con exclusión de los delitos políticos o de cualquier otro tipo, y ha publicado en la página web una copia de su código penal que confirma esta versión. Sin embargo, Amnistía Internacional dice que en China existen 68 delitos punibles con la pena de muerte, entre ellos los no violentos, como el fraude fiscal, malversación, el soborno y el producto de ciertos delitos relacionados con el tráfico de drogas.

MÁS ARTÍCULOS
La pesadilla de Venezuela es una tragedia, pero no una sorpresa

En China, se aplican serias restricciones a la libertad de información, la libertad religiosa, la libertad de expresión e incluso la libertad de movimiento para los ciudadanos. El caso más conocido en el oeste de China, donde se perpetraron acciones violentas contra los disidentes políticos que protestaban en la Plaza de Tiananmen el 4 de junio de 1989, en la que perdió la vida un número indeterminado de manifestantes y soldados (200 de acuerdo con el gobierno Chinos, entre 2 y 7 mil según algunos disidentes).

En China no hay sindicatos independientes, la huelga está estrictamente prohibida. El estado, al menos en papel, garantiza los derechos de los trabajadores, pero el número anual de muertes en el trabajo ha suscitado muchas preocupaciones, críticas y quejas no solo de las organizaciones humanitarias, sino también de los órganos del gobierno chino.

Otra acusación de violación de los derechos humanos contra el gobierno chino es la planificación familiar obligatoria, deseada por el propio Mao Zedong y aún hoy en día. La ley y la norma, en vigor desde 1979, es la «Ley de la eugenesia y la protección de la salud», también conocido como » Ley del hijo más joven «que ha evolucionado posteriormente en la llamada»Ley del menor», introducido en 2002 y derogada por el Tribunal Supremo chino en 2013. Según fuentes gubernamentales, gracias a la introducción de esta práctica, los nacimientos evitados en la República Popular de China fueron de 300 millones. La ley estipula que una pareja puede tener un hijo en las zonas urbanas y dos en las zonas rurales. Los delincuentes podían llevar a cabo un embarazo eventual con el pago de una gran multa, o se veían obligados a renunciar a su hijo. Las acusaciones contra este proyecto son muy pesadas: la lesión de la libertad de los padres; el uso masivo y obligatorio del aborto, además de formas particularmente dolorosas; las duras represiones contra ciudadanos que, especialmente en áreas rurales o pobres, resistieron el proyecto; violencia contra las mujeres, dados los casos certificados de esterilizaciones forzadas, llevadas a cabo en muchos casos contra los culpables; discriminación contra la mujer; en muchas familias (también teniendo en cuenta la prohibición de diagnosticar el sexo del niño), especialmente en las zonas rurales, los bebés femeninos serían asesinados, o no registradas legalmente (forzando la ausencia completa de los derechos políticos y la educación y la renuncia a cualquier tipo de atención de la salud); discriminación social.

A partir de estos ejemplos simples, es posible ver que el tan alabado paraíso socialista chino existe solo en la mente de sus seguidores ignorantes.

Políticas económicas en China

Desde el punto de vista económico, sin embargo, la situación es muy diferente. Durante casi 40 años, el PCCh ha abandonado gradualmente el comunismo maoísta, que no tuvo éxito y perjudicial para la sociedad (los historiadores estiman que el «Gran Salto Adelante», es decir, las reformas económicas buscadas por Mao a la industrialización forzada de China, entre 1958 y 1961, causó una gran hambruna en 1960 que causó entre 14 y 43 millones de muertes, según las fuentes).
[AdsenseMitad]
En 1976, después de la muerte de Mao Zedong, Deng Xiaoping se convirtió en un líder de facto del Partido Comunista de China. Deng era consciente de que la política económica implementada por su predecesor no conduciría al crecimiento, por lo que una vez que obtuvo el poder hizo todo lo posible para reformar la economía china. Una vez que la lucha de clases ha sido definitivamente archivada como un elemento fundamental de la sociedad, junto con la Revolución Cultural buscada por Mao, Deng plantea, como objetivo del gobierno chino, el desarrollo económico del país.

MÁS ARTÍCULOS
Los impuestos enemigos de los más pobres

En 1978, Deng Xiaoping presentó la reforma de las «Cuatro Modernizaciones» en el Congreso del Partido Comunista de China, una reforma diseñada para modernizar cuatro sectores: agricultura, ciencia y tecnología, industria y defensa nacional. Detrás de la reforma estaba el cambio en los objetivos estratégicos de los planes de desarrollo: la industria pesada, que hasta entonces había sido el sector impulsor de la economía, dio paso a la agricultura y la industria ligera. En particular, el sector agrícola se reformó profundamente pues ya no era capaz de satisfacer las necesidades de la población: el problema principal estaba en técnicas agrícolas arcaicas utilizadas, que se mantuvieron sin cambios durante siglos, y que el plan económico de Mao no pensó ni remotamente en la modernización.

Pero el foco real de la reforma que permitió el auge económico en los años 80 y 90 fue la reestructuración del aparato estatal. En particular, Deng entendió la importancia de crear un sistema económico en el que la industria estuviera libre de la interferencia de la administración estatal. Para permitir una conexión más estable entre las empresas locales, estatales y colectivas y para romper las barreras administrativas que obstaculizaban la fluidez del proceso de producción, se utilizó la división y la especialización del trabajo. Se prestó especial atención a la preparación de personal técnico especializado y muchos estudiantes chinos fueron enviados al extranjero para aprender las técnicas de producción más modernas. La atención se centró en las demandas del mercado.

Las iniciativas destinadas a alentar las inversiones extranjeras fueron importantes y decisivas. Para este fin se establecieron las «zonas económicas especiales» en el sureste del país, en las provincias de Guangdong y Fujian, Zhuhai, Shenzhen, Shantou y Xiamen, a continuación, seguido en 1988 por toda la isla de Hainan alta provincia. En estas áreas, se proporcionaron tratamientos preferenciales para los extranjeros que tenían planes de invertir en China.

La apertura a los países extranjeros y la introducción del libre mercado representaron así la piedra angular del diseño político deseado por Deng Xiaoping. La doctrina de «un país, dos sistemas» hizo posible, entre 1984 y 1987, alcanzar acuerdos entre Beijing y Londres y entre Beijing y Lisboa para el regreso de Hong Kong y Macao a la patria, respectivamente, en 1997 y 1999. Los dos territorios tendrían el estatus de «zonas económicas especiales» y un alto grado de autonomía y poderes legislativos y judiciales independientes.
[AdsenseMitad]
Las reformas implementadas han llevado a lo que el mismo Deng Xiaoping llamó «economía de mercado socialista» o «socialismo con características chinas», una nueva estructura económica que combinaba el socialismo, que gobernaba la estructura administrativa e institucional, con un sistema económico que previó el libre mercado y el libre comercio.

El concepto de Economía de Mercado Socialista fue llevado a cabo por los sucesores de Deng Xiaoping, y China ingresó al nuevo milenio como un actor principal en la política internacional. Incluso en 1997, el decimoquinto congreso del partido reconoció la importancia de la economía china para la empresa privada, hasta entonces considerada una fuerza secundaria en comparación con las empresas estatales. De hecho, aunque las empresas chinas más grandes siguen siendo las controladas por el estado, la economía ha sido impulsada por el crecimiento del sector privado. Para tomar un ejemplo entre muchos, de acuerdo con un informe reciente de McKinsey de China ha dado a luz a un tercio de la cantidad total de la tecnología puesta en marcha «unicornio» (las empresas privadas representaron más de mil millones de dólares).

Relaciones tensas con Hong Kong

El propio Xi Jinping, actual presidente de la República Popular de China, en su discurso en el XIX Congreso del Partido Comunista de China, habló explícitamente sobre la continuación del proceso de liberalización de los tipos de cambio y las tasas de interés, asegurando que «la puerta de China» se ha abierto y no se cerrará, sino que se abrirá más».

MÁS ARTÍCULOS
Estados Unidos a punto de detener la compra de petróleo a Venezuela

Sin embargo, las sombras se extienden sobre China: como en cualquier otro país caracterizado por un poder dictatorial central, incluso allí es posible ver la mano del Estado apaciguar y reprimir las libertades de los ciudadanos, tanto en el ámbito social como en el económico:

La futura independencia del sector privado es frágil. En los últimos meses, el gobierno chino ha tomado medidas enérgicas contra los empresarios que parecerían convertirse en oligarcas de estilo ruso. También trató de frenar las adquisiciones en el extranjero, así como las actividades de las principales compañías tecnológicas chinas, como Alibaba y Tencent.

En 1987, el XIII congreso del partido había presentado un ambicioso programa de reforma política que de acuerdo con Zhao Ziyang, entonces secretario general, se pretende un liderazgo chino más plural, transparente y responsable (evitando al mismo tiempo la democracia multipartidista, como lo requería Deng Xiaoping). Hoy presenciamos un debilitamiento de la sociedad civil después de años de represión política y fortalecimiento del autoritarismo. El objetivo de la reforma política dentro del partido parece haber sido sofocado por la campaña anticorrupción de Xi Jinping, que ha llevado a cabo purgas contra funcionarios corruptos pero también contra sus opositores políticos.

En 1997, el XV congreso del partido celebró el paso de la soberanía sobre Hong Kong del Reino Unido a China: el territorio se administraría de acuerdo con la política de «un país, dos sistemas». En 2012 y 2014, las protestas estallaron y luego se fusionaron con el «movimiento paraguas» de 2014, que trajo las luchas de Hong Kong a la atención mundial. Sin embargo, en esos años, el modelo de «dos sistemas» parecía sólido. Hoy, sin embargo, el elemento más preocupante de la cuestión de Hong Kong es cuán frágil se ha vuelto este modelo. Joshua Wong, un joven líder de activistas de Hong Kong en el período anterior al 18º congreso del partido de 2012, es hoy un prisionero político. Carrie Lam, quien sucedió a CY Leung como director ejecutivo en Hong Kong desde julio de este año (elegido a través de un procedimiento piloto para sacar a la luz una figura de bienvenida en Beijing) llamó a enfatizar los problemas patrióticos en las escuelas locales. Xi Jinping dejó en claro que está decidido a hacer todo lo posible para minimizar las diferencias entre los modos de gobierno en Hong Kong y los de otras ciudades.

En conclusión, podemos decir que la aplicación de políticas liberales, aunque sea muy aguada por la presencia omnipresente del Estado en la vida pública, ha sido la principal causa del éxito de la prosperidad económica de China. Conscientes de que sólo una economía de mercado conduciría al desarrollo económico, Deng Xiaoping y sus sucesores han sacrificado tácitamente la ideología economía, manteniendo sólo los mecanismos típicos de los regímenes totalitarios que permitieron a unos pocos hombres el control absoluto de China. Pero la prosperidad económica no es suficiente, y China puede realmente reenderezarse  sólo cuando se lleve a cabo la dirección de la «quinta modernización», tan deseada por Wei Jingsheng y otros reformistas, es decir, la transición del sistema político chino de un régimen dictatorial a una democracia multipartidista.

A pesar de lo que dicen muchos maoístas nostálgicos, China no necesita una nueva Revolución Cultural, dirigida a la dictadura del proletariado, sino una verdadera Revolución Liberal.
[AdsenseFinal]
Por Francesco Degli Esposti para L’Individualista Feroce, un colaborador destacado de MÁS Libertad, puedes encontrar el artículo original en el siguiente enlace.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

diecisiete − quince =