The news is by your side.

Gabo si era un aliado de los comunistas, Polo Polo tiene razón

El activista colombiano dijo que García Márquez era amigo íntimo de los comunistas y nunca haber utilizado su posición para ayudar a su localidad de origen

11

Ayer, el portal Las Dos Orillas publicó una «noticia» donde criticaban un tweet del activista Miguel Polo Polo. Todo se dio porque el tweet de Polo Polo era una crítica al escritor Gabriel García Márquez, colombiano reconocido a nivel internacional. Desde el medio, lo calificaron como una »burrada» y dijeron que el escritor fue objeto de «su odio uribista». «Esta vez el objeto de su odio uribista fue nuestro Nobel de literatura Gabriel García Márquez» dijeron. Pero, ¿qué dijo Polo Polo y por qué lo dijo?

El joven activista de 23 años criticó a García Márquez argumentando que era admirador y amigo de genocidas y por tanto no podía ser ciudadano honorífico ni de admirar. Allí, discierne entre lo que es como persona y lo que es como escritor, pues también dice que en lo que destacó fue en su escritura. Pero, también apuntó a que con todo el dinero que ganó como escritor (y siendo amigo de dictadores de izquierdas) nunca realizó obras sociales. «Quiero el nombre de la escuela donde por lo menos haya regalado un lápiz…» dijo Polo Polo debido a esto.

La verdad contra García Márquez

Aunque a los críticos se les haya salido el «orgullo colombiano» debido a la crítica, las acusaciones de Polo Polo no serían infundadas. Gabriel García Márquez era amigo de Fidel Castro, de hecho, decía que tenía una «amistad intelectual» con el difunto dictador de Cuba. «La nuestra es una amistad intelectual, cuando estamos juntos hablamos de literatura» dijo García Márquez en 1981, en declaraciones recogidas por el medio multiestatal Telesur.

Fidel Castro Gabriel Garcia Marquez
A la izquierda, Fidel Castro y Gabriel García Márquez en 1959. A la derecha, ambos hombres están en Cuba, ya en el año 2000.

Antes de eso, llevaba una amistad desde 1959 cuando llegó a la isla a entrevistar a los revolucionarios insurgentes cubanos. Amistad que duró hasta la muerte de Castro. «Una cosa se sabe con seguridad: esté donde esté, como esté y con quien esté, Fidel Castro está allí para ganar» es una de las cosas que comentó García Márquez sobre Castro en un prólogo para el libro de Gianni Mina »Habla Fidel», donde demuestra que lo conocía muy bien.

Una (no tan) pequeña amistad con Chávez

Además, fue bastante cercano a Chávez. Él mismo contó que lo acompañó en privado días antes de Chávez asumir la presidencia en 1999 en un vuelo a Caracas. También asistió a su asunción. En un perfil que realizó sobre el difunto presidente venezolano, dio declaraciones bastante íntimas. «Me estremeció la inspiración de que había viajado y conversado a gusto con dos hombres opuestos. Uno a quien la suerte empedernida le ofrecía la oportunidad de salvar a su país. Y el otro, un ilusionista, que podía pasar a la historia como un déspota más». Este había naacido de la inspiración de la versión que se contaba de Chávez en los medios y de la que él conoció en privado.

Márquez no lo consideró un déspota después de todo. Previamente narró de su experiencia. «A medida que me contaba su vida iba yo descubriendo una personalidad que no correspondía para nada con la imagen de déspota que teníamos formada a través de los medios. Era otro Chávez». Esta fue una consideración que falló con la realidad que empezó a fraguarse e impactar en Venezuela en los años venideros.

Este sitio usa cookies para mejorar tu experiencia. asumimos que las aceptas, pero también puedes leer más al respecto. Aceptar Leer más