The news is by your side.

Lo que Juego de Tronos nos enseña acerca del gasto público e impuestos

0

Juego de Tronos tiene una lección para enseñarnos sobre irresponsabilidad fiscal e impuestos. El invierno llegará con el tiempo. Siempre lo hace.

Pensé que era una broma cuando vi un titular que decía que Gavin Newsom, el nuevo gobernador de California, estaba proponiendo un impuesto sobre el agua potable. Seguramente fue una sátira inteligente escrita por alguien en The Babylon Bee o The Onion.

Por desgracia, la propuesta es real, y los detalles del impuesto se pueden encontrar aquí y aquí.

Gravar la naturaleza humana

Parte de la razón por la que pensé que el titular era una sátira es que me recordó una línea del libro Canción de hielo y fuego de George RR Martin, libro en el que se basa la serie Juego de Tronos.

En la serie, vemos en varias ocasiones que los gobernantes de King’s Landing (la capital de Westeros) intentan negar o beneficiarse de los hábitos comunes de las personas.

Al comienzo de la historia, el hermano del rey Robert, Lord Renly, menciona cómo su hermano Stannis, una vez, propuso regular la prostitución, lo que, según Renly, incitó al rey a bromear diciendo que tal vez, ya que Stannis estaba en eso, le gustaría regular «comer, ca**r y respirar».

Para Robert, un hombre de gran apetito, la idea de prohibir o gravar funciones humanas básicas es ridícula y absurda. Sin embargo, más adelante en la historia (¡alerta de spoiler!), Después de que Robert muere, asesinado por los Lannisters, Tyrion Lannister, el inteligente enano que es hermano de la reina, impone un impuesto sobre los burdeles, lo que se denomina burlonamente «la moneda del enano».

Pero antes de comenzar a alabar al rey Robert por su economía de laissez-faire y condenar a Tyrion por ser un estatista, deberíamos explorar otra capa de la historia. Hay una razón por la que Tyrion Lannister ha recurrido a poner un impuesto que las personas de King’s Landing desprecian.

Irresponsabilidad fiscal

El reino ficticio en Juego de Tronos está quebrado. De hecho, Westeros está peor que quebrado. Y esto es en gran parte debido a Robert, miremos el por qué.

Eddard Stark, el patriarca de la Casa Stark (los «chicos buenos» en Juego de Tronos, si se puede decir que los hay) se entera de la realidad de las finanzas de la Corona después de llegar a King’s Landing.

En una reunión con el consejo del rey, Stark pregunta si el reino puede permitirse un torneo lujoso que el rey había ordenado para honrar a Stark, quien recientemente había sido nombrado Mano del Rey (básicamente el administrador principal del rey).

Un miembro del consejo, el Gran Maestre Pycelle, pregunta si la tesorería puede soportar el gasto. El maestro de la moneda, el astuto Littlefinger, ofrece una respuesta reveladora:

«¿Cual tesorería?» Respondió Littlefinger con un giro de su boca. “Disculpeme la insensatez, Maestre. Usted sabe tan bien como yo que el tesoro ha estado vacío durante años. Tendré que pedir prestado el dinero. Sin duda los Lannisters se acomodarán. Le debemos a Lord Tywin tres millones de dragones en la actualidad, ¿qué importan otros cien mil?

Stark queda aturdido. «¿Estás afirmando que la Corona tiene tres millones de piezas de oro en deuda?»

Littlefinger responde:

La Corona tiene más de seis millones de piezas de oro en deuda, Lord Stark. Los Lannisters son la parte más importante de esto, pero también hemos tomado prestados de Lord Tyrell, el Banco de Hierro de Braavos y varios cárteles de comercio de Tyroshi. Últimamente he tenido que recurrir a la fe. El Alto Septon regatea peor que un pescador de Dorne.

desembarco del rey en quiebra
A pesar de la ingente cantidad de recursos con los que cuenta el reino, la incidente irresponsabilidad fiscal tiene a Westeros en la quiebra. Foto: HBO.

Stark se sorprende al observar que el antecesor del rey, Aerys Targaryen, «había dejado un tesoro fluyendo con oro». Se niega a creer que los asesores del rey le permitirían a «Robert mendigar el reino».

Pero mendiga el reino que tiene el rey. Robert, como sabemos, le gusta beber, comer, prostituirse y golpear cosas. Se preocupa poco por «contar monedas».

Aquí hay una lección: todas las facturas eventualmente vencen. Lo que nos lleva de regreso a California.

Viene el invierno

A pesar de la abundancia de recursos naturales, la presencia de Silicon Valley y su riqueza general (California es la quinta economía más grande del mundo, un lugar por delante de Gran Bretaña), California está muy endeudada debido a sus hábitos de gasto.

El estado se encuentra oficialmente con $462 mil millones en el agujero, aproximadamente $12,000 por residente. Si se incluye a los gobiernos locales, esa cifra aumenta a $1.3 billones, más de la mitad del producto interno bruto del estado. Cuando se incluyen las pensiones no financiadas del estado y otros pasivos, el panorama empeora aún más .

Los políticos y los maestros de la moneda recurrirán a todo tipo de chanchullos para financiar sus operaciones y apetitos, incluidos los impuestos sobre los burdeles, el agua potable y los bailes.

Los trucos contables funcionan por un tiempo, pero la cuenta eventualmente vence. Juego de tronos puede ser una historia ficticia, pero contiene una lección muy real: el invierno llegará con el tiempo. Siempre lo hace.

Este artículo apareció por primera vez en FEE por Jon Miltimore.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.