Press "Enter" to skip to content

Esta parábola explica la belleza de la cooperación dentro el libre mercado

Los campeones de los mercados deberían considerar el uso de historias que reflejen mejor la naturaleza cooperativa del libre mercado.

“¿Cómo podemos explicar la emporiophobia (miedo a los mercados), dada la abrumadora evidencia de que tales instituciones proporcionan la mayor riqueza, salud y felicidad para la humanidad?” Cuando el profesor de economía Paul Rubin hizo esa pregunta, respondió diciendo que necesitamos cambiar la metáfora de los mercados de “competencia” a “cooperación”.

La cooperación no solo es más importante en el ámbito económico, también es más común. Cooperamos con todos los involucrados en la fabricación de todos los productos que compramos y vendemos, millones de personas que nunca conoceremos.

[…]

Esta discusión puede parecer semántica, pero las palabras tienen significado y poder. La gente se sentiría mucho más favorablemente hacia una “economía cooperativa” que hacia una “economía competitiva”.

Hacer hincapié en los aspectos cooperativos del mercado para proporcionar una perspectiva más precisa requiere que apliquemos nuevas metáforas y símbolos al explicar cómo funcionan los mercados. Una historia que creo que puede ser especialmente útil es la “parábola de las cucharas largas”. Caritas Internationalis creó un video sobre la alegoría que resalta brillantemente la utilidad de la cooperación.

El mensaje del video es sobre cómo podemos terminar con el hambre a través de la cooperación. Esto es ciertamente correcto y noble en cuanto se aplica a los esfuerzos de alivio del hambre. Pero la parábola también puede usarse para mostrar por qué la mayoría de nosotros nunca se preocupa por el hambre en absoluto. Es en el mercado donde vemos dos herramientas interactivas dadas por Dios para el florecimiento humano la cooperación y la ventaja comparativa que se combinan para garantizar que tengamos acceso a los alimentos.

En lugar de utilizar metáforas de la competencia (como los deportes, con sus ganadores y perdedores), los campeones de los mercados deberían considerar el uso de historias como La parábola de la cuchara larga, que refleja mejor la naturaleza cooperativa de la libre empresa.


Aquí hay una versión de la parábola basada en texto:

Una anciana está llegando al final de su vida. Cuando ella cierra los ojos una noche, ve una luz brillante y es transportada a otro reino. Ella no muere en ese momento, sino que regresa al mundo de los vivos para encontrar a su familia reunida junto a su cama. Ella sonríe y les susurra a sus hijos: “He visto el gran más allá”.

“¿El gran futuro?”, Pregunta su hijo.

“El cielo y el infierno. Los he visto a los dos”.

La anciana continúa explicando: “Encontré una puerta, y detrás de ella estaba el infierno. Lo que vi allí me confundió. Había un comedor lleno de hileras de mesas, cada mesa se combinaba con una magnífica fiesta. Se veía bien y olía delicioso, pero las personas sentadas alrededor de las mesas estaban demacradas y enfermizas, gimiendo de hambre.

“A medida que me acercaba, me di cuenta de que cada persona sostenía una cuchara muy larga. Con eso podían llegar a la fiesta, pero la cuchara era demasiado larga. Aunque lo intentaron y lo intentaron de nuevo, no pudieron llevar alimento a su boca. A pesar de la abundancia que tenían ante ellos, se morían de hambre”.

Ella continuó: “Salí de este horrible lugar y abrí una nueva puerta, una que llevaba al cielo. En el interior, me sorprendió ver esa misma escena frente a mis ojos, un comedor lleno de filas y de mesas, y en esas mesas, una fiesta maravillosa. Pero en lugar de gemir de hambre, la gente alrededor de las mesas estaba sentada contenta, hablando entre sí, saciada de la abundancia que tenían ante ellos.

“Al igual que aquellos en el infierno, estas personas tenían cucharas muy largas. Mientras miraba, una mujer metió su cuchara en un plato de guiso delante de ella, pero en lugar de luchar para alimentarse, extendió la cuchara y alimentó al hombre sentado frente a ella. Esta persona, ahora satisfecha y que ya no tenía hambre, dio las gracias y le devolvió el favor, inclinándose sobre la mesa para alimentar a la mujer”.

“De repente entendí la diferencia entre el cielo y el infierno”, dijo la anciana a su familia. “No son las cualidades del lugar, ni la abundancia de recursos, sino la forma en que las personas se tratan entre sí”.

“En el infierno, somos egoístas. Preferimos pasar hambre antes que darles a las personas que no nos importa el placer de comer”.

“Pero en el cielo, nos alimentamos unos a otros. Confiamos en quienes nos rodean y nunca pasamos hambre”.

Este artículo apareció por primera vez en Acton Institute por Joe Carter

Se el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *