The news is by your side.

La Unión Europea produce noticias falsas

En nombre de la "lucha contra la desinformación", la Unión Europea está en proceso de eliminar sitios y contenido que vayan en su contra.

La Unión Europea se ha preocupado por lo que denomina desinformación durante varios años.

Para ser más precisos, el objetivo es sobre todo luchar contra la propaganda de países adversos como Rusia, que intenta socavar la unidad tan cuestionable de la Unión Europea.

La guerra de información no es algo nuevo, pero es su llegada a Internet si que tiene un sabor a novedad.

A diferencia de los medios tradicionales, la web ofrece a todos la posibilidad de crear un comentario, información y divulgarlo rápidamente en sus redes. Este medio de comunicación de hoy fortalece enormemente la diversidad de información a los ciudadanos.

Internet tiene el atractivo de que es un canal donde la información proporcionada por cualquier persona también puede propagarse como un incendio en las redes. De este modo, los ciudadanos contribuyen a la información pública transmitiendo, comentando, publicando sus fotos y videos, sin pasar por una autorización institucional directa o indirecta.

Por supuesto, estas redes también permiten que las inteligencias extranjeras intenten socavar las instituciones al resaltar las inconsistencias, los problemas o la divulgación de noticias falsas.

Unos meses antes de las elecciones europeas, la UE ha tomado medidas al poner en marcha un plan para luchar contra la propaganda extranjera que establece disposiciones absolutamente orwellianas contra la disidencia… ¡y va mucho más allá de la mera denuncia de información errónea!

De hecho, este plan tiene claramente las características de un estado con inclinaciones totalitarias:

  • Toma de control indirecto de los medios privados de Internet (FB, Google…) por requisitos legales completamente desproporcionados,
  • Establece la posibilidad de una denuncia ciudadana,
  • Creación de una oficina de «verdad» con expertos seleccionados.
MÁS ARTÍCULOS
4 maneras de enseñar finanzas a los niños

Solo estamos en una etapa preliminar, pero la tendencia está claramente expuesta: de hecho, se trata de controlar esta libertad de expresión que socava la confianza de los votantes en las instituciones europeas.

Parcialidad europea de hecho

En noviembre, el grupo de trabajo europeo (EUvsDisinfo) clasificó un artículo de la prensa rusa como desinformación porque este artículo decía que Macron instó a los países de la UE a renunciar a su soberanía.

Sin embargo, Macron lo dejó claro en su discurso: «Nosotros [los miembros de la UE] tendremos que compartir, nuestras decisiones, nuestras políticas sobre asuntos exteriores, migración y desarrollo, una parte cada vez mayor de nuestros presupuestos. e incluso los recursos fiscales, y construir una estrategia de defensa común».

Es difícil interpretarlo como algo más que una solicitud para la delegación del poder de los estados nacionales a la entidad europea. ¡Esto es exactamente lo que él está pidiendo!.

El artículo no es información errónea, sino una interpretación totalmente creíble de las palabras dadas. «Abandonar su autoridad» o «Compartir sus decisiones con otros estados» son solo expresiones diferentes del mismo hecho: la de confiar el poder legal nacional a una institución internacional, la Unión Europea.

Aquí vemos el sesgo de estos «expertos» que clasifican como desinformación cualquier crítica hecha contra la Unión Europea. Al consultar sus «análisis», el sesgo es obvio: se puede ver una clara tendencia a interesarse solo en noticias de origen ruso o relacionadas (Sputnik, RT…) y tratar solo las noticias euro escépticas.

Esta no es una lucha contra la desinformación sino una campaña de propaganda sesgada cuyo único propósito es la protección de las instituciones europeas.

MÁS ARTÍCULOS
Las raíces comunistas de la Unión Europea

Un análisis de las leyes contra la desinformación en «10th Man»

En la publicación de este mes del «10th Man» (nuestra publicación mensual en colaboración con H16), agregamos la contribución del luxemburgués Bill Wirtz, quien tendrá un boleto regular en la Unión Europea.

Este mes nos dio un resumen de la evolución de las medidas europeas contra la desinformación y explica la estrategia general de la UE para controlar mejor la información de la red y las plataformas privadas.

Según él, lo más interesante es entender cómo se clasificarán y registrarán los sitios si tienen la desgracia de revelar lo que sus expertos clasifican como «desinformación».

Da miedo imaginar el futuro de la Unión Europea. Hay muchos riesgos de que nuestras publicaciones favoritas terminen finalmente en una lista negra europea y se impida promocionar contenido en los principales buscadores y redes sociales.

Si esta predicción parece exagerada, lo invito a leer el trabajo de Bill Wirtz sobre lo que se ha hecho hasta ahora. Todos podríamos estar muy sorprendidos por la velocidad de la evolución legislativa europea.

Este artículo apareció por primera vez en Contrepoints por Frédéric Duval.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

doce − 4 =