Press "Enter" to skip to content

Nación, Estado y Economía, por Ludwig von Mises

En 1919, Ludwig von Mises extrae lecciones de la Primera Guerra Mundial que anota en su libro “Nación, Estado y Economía”, aquí te mostramos algunas.

Nación, Estado y Economía se publicó en 1919. La Primera Guerra Mundial, de la que no sabemos cuándo es la primera, ni cuando acaba de terminar.

En su prefacio, Ludwig von Mises escribe: “Mi tarea solo puede limitarse a atraer al lector los puntos que la discusión pública no suele tener suficientemente en cuenta”.

El lector, un siglo más tarde, tiene el ojo atraído por puntos que le parecen eternos, y que la guerra y la paz de su época inspiraron al autor.

Nación y Estado

El aspecto nacional de un individuo no proviene del lugar donde vive ni de su apego a un estado: proviene en gran parte de la comunidad del lenguaje.

Todos pertenecen a al menos una nación. Sin embargo, no se prohíbe pertenecer a varias naciones o cambiarlas: tal pertenencia no es una característica eterna.

Una nación no necesariamente coincide con un Estado. Se puede dividir en estados separados, al igual que las naciones pueden convivir en un Estado.

El principio de las nacionalidades no significa amenaza para otras naciones. Este principio está dirigido a los tiranos, de modo que la idea de libertad es tanto nacional como cosmopolita.

El principio de nacionalidad significa autodeterminación pero también unidad, garantía de libertad y separación de la economía del Estado para el desarrollo del comercio:

El liberalismo lucha por la mayor unificación posible de la legislación, en el análisis final de su unidad global. Pero no cree que para lograr este objetivo sea necesario crear grandes imperios o incluso un imperio mundial.

La tentación, en territorios con poblaciones mixtas, es ceder al nacionalismo militante o imperialista, persiguiendo un gran ideal para lograr la unidad.

La introducción de una constitución democrática no tiene el mismo significado que la introducción de la autonomía democrática en territorios con uniformidad nacional:

En los territorios políglotas, la democracia se asemeja a la opresión de la minoría.

A esta dificultad se agrega que, debido a una economía mundial (mientras que, históricamente, la Tierra está dividida entre varias naciones) existe el problema de la migración.

Un país puede estar relativamente superpoblado cuando, debido al gran tamaño de su población, el trabajo debe realizarse en condiciones de producción menos favorables que en otros países.


En ese momento, con una movilidad perfecta de personas y bienes, los territorios relativamente superpoblados descargarían su población excedente a otros territorios hasta que cese esta desproporcionalidad.

Ludwig von Mises ve en la limitación de las funciones del Estado y la extensión de la libertad individual los medios para hacer perder su violencia a los antagonismos de las nacionalidades en los territorios políglotas:

Cualquiera que quiera la paz entre los pueblos debe luchar contra el Estatismo.

De hecho, el que ha hecho que la armonía de los intereses sea bien comprendida por todos los estratos de una nación entre ellos, es la base de la visión de un mundo ya no puede encontrar una base racional para la guerra.

Por otro lado, si uno piensa que existen antagonismos de clase irremediables entre las capas de la sociedad y que es imposible resolverlos fuera de la victoria por la fuerza de una clase sobre las otras, si se cree que no puede haber contactos entre las distintas naciones que no sean aquellas en las que una gana lo que la otra pierde, debe admitirse que las revoluciones internas y las guerras internacionales no pueden evitarse.

Esta es la razón por la que el liberalismo no se opone a la guerra de agresión por razones filantrópicas, pero si por razones de utilidad:

Quien quiera preparar una paz duradera debe, como Bentham, ser un individuo de libre comercio, esforzarse por eliminar toda dominación política de la patria en las colonias y luchar por la plena libertad de movimiento de personas y bienes.

Economía y guerra

La guerra es un flagelo real: cualquier persona imparcial no puede tener dudas y sabe que la guerra no puede crear ningún auge económico real, al menos directamente, porque la destrucción de bienes no implica ningún aumento de la riqueza.

No confunda el efecto con la causa: no es el suministro de armas lo que ha generado la demanda, sino todo lo contrario. Los líderes de la industria de armas no son ellos mismos sedientos de sangre: estarían igual de felices de ganar dinero produciendo otros bienes.

Desmitifica la prosperidad de la guerra: enriquece a algunos por lo que toma de los demás. No es un aumento de la riqueza sino una redistribución de la riqueza y los ingresos.

La muestra está en Alemania, durante la Primera Guerra Mundial, las fechorías y las ilusiones de la inflación del dinero, es decir, de su depreciación:

El individuo pensó que se había vuelto más rico o al menos no había perdido nada cuando en realidad su riqueza estaba disminuyendo. El Estado gravó estas pérdidas de empresas económicas como “ganancias de la guerra” y gastó los montos recaudados con fines no productivos…

Lo que vemos: desde un punto de vista económico, es la generación actual la que está librando la guerra, y también es quién tiene que pagar los costos materiales de la guerra.

Lo que no vemos: las generaciones futuras se ven afectadas solo en la medida en que son nuestros herederos y les dejamos menos de lo que podríamos tener sin la llegada de la guerra.

Socialismo e imperialismo

Reflexiones del ejemplo alemán de su tiempo, Ludwig von Mises ve entre el socialismo y el imperialismo solo diferencias de grado.

Es cierto que el socialismo alemán defiende la democracia y el imperialismo se identifica con un régimen autoritario, pero ambos son Estados: el imperialismo se caracteriza por la propiedad estatal y el socialismo por la socialización de los medios de producción.

Pero la empresa pública no puede en ninguna parte resistir la libre competencia con una empresa privada: “puede existir hoy solo cuando tiene un monopolio que excluye la competencia”.

Hay una falla: la iniciativa libre significa tomar riesgos para ganar; significa jugar un juego que puede llevar a ganar o perder .

El propietario asume riesgos: el empleado siempre puede estar lo más preparado posible para asumir responsabilidades; él nunca los asumirá de otra manera que moralmente…

El socialismo resulta ser una doctrina de la salvación: el anuncio misterioso y la alusión mística tienen mucho más efecto que una explicación clara. Ni siquiera busca refutar los argumentos del liberalismo.

El antiliberalismo conduce a preferir los intereses del productor a los del consumidor, a rechazar una organización económica racional, a obstaculizar el progreso económico.

Conclusiones

Es cierto que el utilitarismo y el liberalismo postulan que obtener la mayor productividad del trabajo es el más importante y el primer objetivo de la política. Buscan el bienestar y la riqueza no porque lo vean como el mayor valor, sino porque saben que toda cultura alta e interna presupone el bienestar material.

Lo cual es inaccesible para el Estado y para el gobierno.

El utilitarismo y el liberalismo rechazan toda autoridad porque creen en el hombre.

Y entonces el poder es un mal en sí mismo, para quien lo ejerce…


Este artículo apareció por primera vez en Contrepoints por Francis Richard.

Se el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *