The news is by your side.

Neoliberalismo: Una Crisis de Identidad

En ocasiones la palabra neoliberalismo es asociada con Milton Friedman, Pinochet y los Chicago Boys

El neoliberalismo es un término que se utiliza para catalogar a los que abogan por un libre mercado. No tiene una definición concreta y tampoco ha sido sujeto de investigaciones ni debates. Los que abogamos por el libre mercado, consideramos que existe la libertad individual y la libertad económica. Por lo tanto, no debe haber intervención del estado ya que el estado protege esas libertades.

El liberalismo o liberalismo clásico o libertario es, en esencia, una filosofía política, no una filosofía económica. El origen del término fue en una Conferencia de Walter Lippman en 1938 en París, los economistas FA Hayek y Ludwing Von Mises nunca aceptaron el término, pero Alexander Rüstow sí y considerado el que lo fundó. Su razón fue para oponerse al liberalismo clásico y tener una tercera opción que no fuera capitalismo y el socialismo.

En su libro Fracaso del Liberalismo Económico, Rüstow escribe: «Los neoliberales estamos de acuerdo con los marxistas y socialistas en que el capitalismo es imposible y necesita ser superado. También creemos que ellos han demostrado que un exceso de capitalismo conduce al colectivismo».

MÁS ARTÍCULOS
¿Brecha salarial? Estos son los títulos universitarios obtienen los mejores salarios

Según el economista español Juan Ramón Rallo, Rüstow proponía una economía social de mercado que su función sea  “el desarrollo estatal de centros de enseñanza e investigación, la completa organización y gratuidad estatal de la educación, subsidios temporales a los salarios, seguro de desempleo obligatorio, servicio público de empleo, política industrial activa, regulación contra el desmesurado crecimiento empresarial y lucha contra la desigualdad a través de elevados impuestos a la herencia.”

De este sistema hay medidas que son anti-libre mercado como utilizar al gobierno para garantizar privilegios a grupos de presión, socialización de pérdidas a empresas, bancos y cajas ahorros, los subsidios a los amigos del poder político.

Además, también están los tipos de políticas proteccionistas y mercantilistas, precisamente contra las que combatieron Adam Smith y los liberales clásicos y, también nos tildan de neoliberales por proteger instituciones públicas, sufragadas con dinero del contribuyente, como los bancos centrales: el Banco Mundial o el Fondo Monetario Internacional o Banco de la Reserva Federal de EEUU etc; instituciones que  nosotros deseamos cerrar.

Si el liberalismo clásico es el problema, entonces porque no analizamos lo que forma parte del mundo en que vivimos: Gobierno muy grandes y poderes ilimitados y redistributivos, utilizando el poder para otorgar de privilegios como la socialización de pérdidas.

El neoliberalismo no tiene que ver con el liberalismo. Como diría el economista Juan Ramón Rallo, en lugar de neoliberalismo sería más exacto decir ‘no-liberalismo’. Esto lo podemos comparar con un hombre de paja que es empleado para arremeter…el debate y quedarse con la desinformación.

En esa desinformación hay algunos elementos del libre mercado y otros típicamente anti-libre mercado con el propósito de atacar con comodidad. El uso del término neoliberalismo puede evitar a quien lo usa la molestia de discutir los argumentos, pero no le exime de caer en la contradicción de estar criticando al tiempo una cosa y su contraria.

Referencias bibliográficas

Neoliberalismo Análisis diario – Instituto Juan de Mariana.

Juan Ramón Rallo ¿Es el neoliberalismo la raíz de todos… La verdadera alternativa revolucionaria a día de hoy no es un estatismo neoliberal mucho más agresivo que el actual. Libre Mercado.

El mito del neoliberalismo elcato.org por Enrique Ghersi Enrique Ghersi es abogado, profesor de la Universidad de Lima, miembro de la Mont Pelerin Society, coautor de El Otro Sendero y Instituto Cato.

1 comentario
  1. […] liberales no quieren privar a los más pobres de ayuda o asistencia y no les falta humanidad, como a menudo se los condiciona con el neologismo de […]

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

once − nueve =