The news is by your side.

¿Qué puede hacer Estados Unidos sobre China?

Hoy hablaremos sobre lo que EE. UU. Puede, y no puede, hacer realmente con China.

1

Donald Trump en la campaña electoral tenía un gran discurso cuando se trataba de China. Prometió que Beijing se pondría rápidamente de rodillas bajo la administración de Trump. Trump no logró sus objetivos de China, pero no está solo en eso: Barack Obama fracasó de la misma manera, como lo hicieron George W. Bush y Bill Clinton, entre otros.

El último presidente en obtener lo que quería de la política de China fue Richard Nixon, quien entendió que China era una amenaza y una molestia para la Unión Soviética y quería convertirla en una amenaza y una molestia mayores, lo cual hizo.

Uno de los problemas con la política estadounidense de China es que Washington no parece entender qué tipo de poder tiene realmente cuando se trata de China.

En términos generales, hay tres tipos de poder en las relaciones internacionales.

El primero es poder puro, o poder hostil. Así es como las relaciones internacionales se llevaron a cabo durante gran parte de la historia humana: Enrique II gobierna el Vexin porque tiene un ejército allí, y los franceses no pueden vencerlo. La afirmación plana del poder puro es una forma primitiva y atrasada de hacer negocios, excepto en circunstancias extremas, pero, más concretamente, es una opción disponible para los Estados Unidos de manera muy limitada. Bajo una variedad de administraciones diferentes que representan a ambas partes y varias orientaciones ideológicas diferentes, el gobierno de los EE. UU. ha descubierto que solo puede ejecutar efectivamente programas militares a corto y mediano plazo, porque el pueblo estadounidense no está dispuesto a «pagar ningún precio y soportar ninguna carga» Y terminan por volverse en contra de guerras anteriormente populares una vez que las facturas comiencen a pagar y las bolsas de cadáveres comienzan a llegar a casa. Desde Vietnam hasta Afganistán, Estados Unidos ha fallado repetidamente en alcanzar su objetivo a través de la acción militar, excepto cuando esos objetivos son resultados militares estrechamente diseñados, como con el desempeño magistral de George HW Bush en Desert Storm. Pero después de unos meses, los estadounidenses comienzan a hablar sobre «la construcción de la nación en casa» y exigen que el dinero que están gastando en campañas militares en tierras lejanas se redirija para llenar los baches en Peoria.

No logramos nuestros objetivos en Afganistán e Irak. Washington lo sabe y Beijing lo sabe. Nuestra poderosa disuasión militar disuade la acción militar contra nosotros (a pesar de la generosidad rusa ocasional en las cabezas estadounidenses), pero no hace mucho más.

El segundo tipo de poder es el poder del patrón, basado en cultivar y explotar las relaciones patrón-cliente. El poder patronal funciona ofreciendo a los estados extranjeros y otros intereses en el extranjero algún beneficio (ayuda en efectivo, garantías militares, apoyo político) y luego utilizando la amenaza de quitar ese beneficio para extorsionar la cooperación del Estado cliente. Aquí, también, las inclinaciones de larga data del pueblo estadounidense restringen el rango real de acción del gobierno de Estados Unidos. Los estadounidenses son muy hostiles a la ayuda exterior como tal (es una parte muy pequeña de los desembolsos federales, pero una obsesión política entre los populistas de derecha e izquierda) y desconfían de esas «alianzas enredadas» sobre las que advirtió George Washington. El gobierno de los Estados Unidos logró ejercer una influencia real en Pakistán como un Estado cliente durante gran parte de la Guerra Fría y obtuvo algunos beneficios de ello, pero esa es más la excepción que la regla. Los esfuerzos (en su mayoría bien intencionados) para convertir a Israel en un Estado cliente han sido rechazados cortésmente por los israelíes, quienes valoran su relación con los Estados Unidos pero no desean ser dominados por ella. En América Central y del Sur, los esfuerzos de Estados Unidos para ejercer el poder patrono no han sido muy importantes, excepto en el caso de Costa Rica y algunos otros puntos brillantes.

La política de Estados Unidos hacia China ha salido mal porque Washington se comporta como si nuestra relación con China fuera una relación patrón-cliente, en la cual Estados Unidos le otorga gentilmente a las empresas chinas acceso a los mercados estadounidenses a cambio de ciertas reformas vagamente definidas (y a menudo conflictivas): China se vuelve más democrática, menos agresiva, menos mercantilista, etc. Pero los países no comercian, la gente y las empresas sí. Los consumidores estadounidenses no compran ciertos productos chinos porque creen que le están haciendo un favor a Beijing, y las empresas estadounidenses no obtienen productos o servicios de proveedores chinos porque creen que están participando en algún tipo de proyecto de política exterior. Toman estas decisiones voluntariamente, por sus propios motivos.

Tratar de utilizar aranceles u otras restricciones comerciales para forzar a Beijing a seguir la línea de Washington fracasa porque la relación comercial entre Estados Unidos y China no es, por mucho que los populistas insistan, un regalo para Beijing. El uso de la política comercial para evitar que Apple o Google persigan efectivamente sus intereses corporativos no impedirá que Beijing persiga sus intereses políticos. Durante décadas, el gobierno de los Estados Unidos mantuvo un embargo muy efectivo en Cuba, a muy bajo costo o con pocos inconvenientes para los consumidores estadounidenses y las empresas estadounidenses, y aún no logró los resultados políticos que Washington buscaba. China está mucho más cerca de ser un compañero que Cuba, y lo que no funcionó en Fidel Castro no funcionará en Xi Jinping.

poder de los pares
Estados Unidos debe negociar a pares con China, ambos países tienen cosas que negociar de tú a tú. Crédito / Jason Lee / Reuters.

No tenemos poder patronal en nuestra relación con China, pero sí tenemos (si lo usáramos) el tercer tipo de poder: el poder de los pares. Este es el mortero de la diplomacia del mundo real. Los países tienen cosas que quieren y cosas que están dispuestos a comerciar, y negocian. Este es precisamente el tipo de cosas en las que, en teoría, se supone que la administración Trump es buena: el arte del acuerdo. Pero Estados Unidos está, intelectual y moralmente, en retirada, y las fallas diplomáticas de la administración Trump son más un síntoma de eso que una causa. En realidad, el concurso no se detiene simplemente porque Estados Unidos está al margen.

Nuestra política hacia Beijing falla porque a nuestro marco intelectual para comprender las relaciones entre Estados Unidos y China le faltan dos piezas: Washington carece de una comprensión útil de lo que Beijing quiere, y Washington carece de una comprensión útil de lo que Washington quiere.

Debido a la pobreza relativa de China (tiene un PIB per cápita más bajo que el de México) y debido a que el régimen de China apuesta por su capacidad de generar un crecimiento económico estable, Pekín todavía está obligado a vigilar el balance. Pero hace mucho que pasó la etapa de cinco centavos de sus relaciones exteriores. Por supuesto, China quiere ingresos y riqueza. Pero China también quiere estatus, con el pueblo chino y sus líderes están buscando un lugar en el mundo que refleje la fortaleza e importancia reales del país tal como lo estiman. (La vengativa exageración de los líderes de China no debería seducirnos al error de creer en sus exageraciones o de creer que ellos tampoco lo creen. El presidente Xi y otros probablemente tengan una comprensión bastante realista de sus vulnerabilidades). El uso de la epidemia de coronavirus como parte de una campaña de relaciones públicas, por ejemplo, refleja la ansiedad del estado de China, no sus ambiciones económicas per se. China, tan pobre y tan atrasada durante tanto tiempo, desea ser vista no solo como un país moderno autosuficiente y normal (que no lo es) sino como una gran potencia.

Washington tiene oportunidades en eso, pero rara vez las aprovecha. Hay cosas que Beijing quiere, y cosas que teme Beijing, que están sujetas a la influencia estadounidense. Por ejemplo, a Japón e India les gustaría convertirse en miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU. Beijing se opone a esto, y Washington lo apoya, de una manera tibia y deslumbrante. Beijing se opone mucho más al ascenso de Japón a la ONU que a la India y en el pasado ofreció respaldar la oferta de India si esta desacopla su oferta de la de Japón. Estados Unidos podría apoyarse más en la causa de Japón o alejarse de ella. Además, las ambiciones de Japón en las Naciones Unidas y en todo el mundo se complican por el hecho de que es un protectorado militar estadounidense, una situación que se adapta muy bien a los intereses de Beijing. China no quiere ver un Japón rearmado con fuerzas militares convencionales robustas y un arsenal nuclear, junto con una constitución enmendada que permita a Japón conducir sus asuntos militares y de defensa de una manera más normal. Si eso sucede o no, es más una decisión de Washington que de Tokio: una retirada estadounidense de Japón cambiaría las cosas en el vecindario de China prácticamente de la noche a la mañana. Eso es mucho apalancamiento para Washington.

¿Y qué quiere Washington? Nadie parece saberlo realmente. A veces, la respuesta es «menos importaciones chinas», lo que está claramente en desacuerdo con las preferencias reveladas del pueblo estadounidense. Lo que Washington parece querer con mayor frecuencia es un enemigo extranjero a quien culpar por las condiciones económicas de los antiguos centros industriales en declive en el corazón, y China lo hace muy bien en ese papel. Washington debería querer una China próspera, estable y comprometida por la misma razón por la que debería desear un México próspero, estable y comprometido, porque eso se adapta mejor a los intereses estadounidenses que un país pobre, inestable e impredecible que no somos, a pesar de nuestros deseos aparentes, en posición de ignorar. Estados Unidos podría, a través de esfuerzos bilaterales y un sólido compromiso con instituciones internacionales, seguir una política de utilizar el considerable poder que realmente disfruta en su relación con China para negociar no por vagos compromisos de liberalización o apertura, sino por entregables hechos concretos, pájaros en la mano. Pero eso requeriría un conjunto de principios y compromisos nacionales que puedan sobrevivir a una elección.

La continuidad en los asuntos exteriores requiere cierta continuidad y consenso en los asuntos internos, que no se pueden tener cuando todo está listo para una renegociación radical cada dos años o cada cuatro años. La búsqueda del consenso, la aceptación política y el bipartidismo no es una cuestión de ser amable, de ser el Sr. Milquetoast Moderado, es una cuestión de crear una situación política en la que el gobierno estadounidense pueda realmente ser utilizado. Pueblo estadounidense en el país y en el extranjero. He estado escuchando a los candidatos presidenciales estadounidenses prometer «ser más duros con China» desde que era un niño, sin fin. Y en 2020, será más de lo mismo.

La corriente alterna de la demagogia populista no es el tipo de poder que podemos usar para hacer el trabajo que hay que hacer. El efecto de que 325 millones de cucharas golpeen 325 millones de tronas puede ser un gran ruido, pero no intentes decirme que es la música de marcha del «interés nacional».

Publicado con permiso de National Review. Por: Kevin D. Williamson.

1 comentario
  1. Willy Kenning dice

    Un tanto suave encuentro el artículo. El autor se olvida de las numerosas agresiones comerciales que comete China con la violación a los tratados, espionaje, vulneración de los copyrights, etc. En el plano militar China hace mucho tiempo que viene con una expansión discreta pero firme, con la construcción de islas fortificadas en aguas que son internacionales o están en disputa y se apodera prepotentemente, además del daño medioambiental, éste último se extiende a todo su territorio y se resiste a cumplir cualquier norma porque dice tener derecho a su cuota en dicho daño para desarrollarse. En el plano político-ideológico-religioso es una dictadura durísima, que no tiene contemplaciones con quienes piensan o creen distinto. En el plano internacional se adueña agresivamente de riquezas a cambio de nada, comprando políticos corruptos en distintos países donde, nuevamente, vuelve a realizar grandes daños ambientales (lo veo en mi país, Bolivia). China debería regirse por normas más acordes al siglo XXI si no desea que otros países sean suspicaces de su intenciones.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.