Press "Enter" to skip to content

Trabajadores y capitalistas no son enemigos, la tragedia de Venezuela lo prueba

El pastel económico crece cuando los mercados pueden funcionar. Venezuela es un ejemplo de como los trabajadores y los capitalistas dependen el uno del otro.

Periódicamente explico que el trabajo y el capital son los dos factores de la producción y que nuestra prosperidad depende de la eficiencia con la que se asignen.

Pero probablemente no dedique suficiente tiempo a resaltar cómo son complementarios, lo que significa que tanto los trabajadores como los capitalistas se benefician cuando se combinan los dos factores.

Más producción cuando los capitalistas inyectan su capital

En pocas palabras, los trabajadores se vuelven más productivos y ganan más cuando los inversores compran máquinas y mejoran la tecnología.

En otras palabras, los marxistas y los socialistas se equivocan cuando argumentan que los trabajadores y los capitalistas son enemigos.

Mire, mire alrededor del mundo y compare la prosperidad de los trabajadores en las naciones orientadas al mercado con la privación de los trabajadores en las economías estatistas.

prosperidad trabajadores libre mercado
Prosperidad de los trabajadores en naciones orientadas al libre mercado. Fuente: Cafe Hayek

Esto se vuelve dolorosamente claro cuando lees esta historia del Wall Street Journal en el infierno estatista de Venezuela:

El gigante de envases irlandés Smurfit Kappa se unió recientemente a otras compañías multinacionales que abandonan Venezuela durante el gobierno socialista del presidente Nicolás Maduro.

Pero este caso viene con un giro. Cientos de empleados, quienes contaron con la compañía irlandesa de transporte, educación, vivienda y alimentación, continúan apareciendo en el trabajo.

Se turnan para proteger la maquinaria pesada ociosa del saqueo que se ha vuelto rampante a medida que Venezuela se hunde en la hiperinflación y el caos económico.

“Ayuda, necesitamos un jefe aquí. Estamos desesperados”, dijo Ramón Mendoza, trabajador de la división forestal de Smurfit durante 17 años. “Estamos muy asustados porque ahora sabemos que todo lo que hace el gobierno es destruir todo, todos los negocios”.

Su difícil situación subraya la devastación que enfrentan las comunidades rurales venezolanas a medida que las empresas privadas abandonan un país que alguna vez fue el más rico de América Latina. La economía se ha reducido a la mitad en los últimos cuatro años.

Wow, el Sr. Mendoza dio en el clavo cuando explicó que “todo lo que hace el gobierno es destruirlo todo”.

Tal vez pueda reemplazar a Obama como el Hombre Libertario del año. Excepto que obtendría el premio por mérito en lugar de sátira.

Pero no nos desviemos. Aquí hay más malas noticias del artículo:

Los trabajadores que viven en los alrededores habían recibido préstamos sin intereses de Smurfit para sus casas. Los residentes dijeron que ya no pueden contar con las cuatro ambulancias que pagó la compañía para atender a las comunidades de chozas con techo de hojalata.

En la Escuela Técnica Agrícola en la ciudad cercana de Acarigua, que fue financiada en su totalidad por Smurfit, casi 200 niños que viven en la pobreza extrema solían recibir una educación, alojamiento y comidas calientes que se han convertido en un lujo al colapsar las escuelas públicas.

Durante dos décadas, muchos de sus graduados habían ido a trabajar para Smurfit. Se suponía que el año académico comenzaría el 1 de octubre. Pero sin dinero para alimentar y transportar a los estudiantes, hay silencio en los pasillos.”Es como una tontería”, dijo Sequera, chasqueando los dedos. “Se nos quitó todo el futuro”.

Irreparable para las manos del gobierno

No hace falta decir que el gobierno de Venezuela no tiene idea de cómo arreglar el desastre que causó:

En los últimos días, la administración de Maduro, con escasez de efectivo, dijo que había ideado una solución para la planta de Smurfit: que los trabajadores la manejaran ellos mismos.

El gobierno dijo que no la nacionalizaría, pero nombró una junta temporal para ayudar a reiniciar las operaciones. El Ministerio de Trabajo no ofreció detalles sobre cómo reemplazaría la red de distribución de Smurfit a través de la cual la empresa suministró sus propias filiales en el extranjero.

Pero los trabajadores dicen que no pueden manejar la planta por su cuenta e insisten en que quieren jefes, pero no del gobierno. “Sabemos cómo mover la madera desde aquí a las plantas. ¿Qué sabemos sobre finanzas y marketing? ”, Dijo el Sr. Mendoza.

El empresario capitalista siempre será necesario

Mi corazón está con los ex trabajadores de Smurfit.

Simplemente quieren hacer un trabajo honesto a cambio de un pago honesto. Pero las políticas miserables de los socialistas venezolanos han hecho eso imposible.

Por cierto, no estoy implicando que los empleadores estén motivados por el amor a los trabajadores. Tampoco estoy implicando que los trabajadores estén motivados para generar ganancias a las empresas. Los dos lados están en una lucha constante sobre cómo cortar el pastel.

Pero la clave para entender es que la tarta crece cuando los mercados pueden funcionar.


Es por eso que esta vieja caricatura política británica es una representación poderosamente precisa de la economía del mundo real:caricatura sobre el capitalismo

De hecho, tendré que agregarlo a mi colección de imágenes que enseñan economía.

Este artículo apareció por primera vez en el blog personal de Daniel J. Mitchell.

Se el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *