The news is by your side.

Cómo podría caer el régimen de Nicolás Maduro en Venezuela

0

Venezuela sufre una profunda crisis, el régimen tiene los días contados y estos son 3 posibles escenarios para una caída del régimen de Nicolás Maduro.

El escenario Potemkim

Ángel E. Álvarez, consultor político y académico, con sede en Toronto.

A lo largo de la historia, los hechos no se repiten, pero las ciencias comparativas permiten buscar variables comunes y resultados comparables. En junio de 1905, los marineros del Potemkim, un acorazado del Imperio ruso, iniciaron un motín cuando se vieron obligados a comer comida podrida.

Hartos del maltrato, el mal liderazgo y las derrotas en la guerra contra Japón, tomaron el control del barco y decidieron atacar a las tropas que estaban reprimiendo a las personas que protestaban contra el gobierno en Odessa.

Los marineros del Potemkin mataron a muchos civiles por error, como muestra la clásica película de Sergei Eisenstein, y la rebelión fue finalmente aplastada, pero se considera un paso previo a la Revolución rusa de 1917.

«Recuerdo esto por una razón. Tras un mal diagnóstico de la situación del Estado, la oposición venezolana apostó por una fractura vertical en todo la FANB: un golpe de estado tradicional en el que un grupo de generales, con tropas y equipo, captura o expulsa al gobernante. Eso no va a suceder en Venezuela, porque el país está cerca de un estado fallido y no hay verdaderas Fuerzas Armadas como tal.

El arresto operacional militar es improbable porque Chávez fue incapacitado intencionalmente después del atentado contra él en abril de 2002. En el cuartel, están sufriendo las mismas dificultades económicas y psíquicas del resto de la gente, excepto en el Alto Mando.

Entonces, para mí, el escenario más probable es una extensión de lo que ya estamos viendo: las tropas se rebelan o se van. Incluso podemos ver una confrontación entre rebeldes y leales, especialmente si hay una amenaza de intervención militar extranjera.

Pero todos vieron cómo la Marina amenazaba con hundir un barco puertorriqueño con carga humanitaria que intentaba llegar a Venezuela, y Estados Unidos no hizo nada al respecto. Por el momento, Washington solo está mintiendo sobre la acción militar contra Maduro.

Ese escenario del Potemkim, donde las tropas abandonan a Maduro, es terrible porque implica que la capacidad represiva del Estado no desaparece, solo se transfiere de las instituciones formales a los grupos armados irregulares, los llamados colectivos.

En este momento, los colectivos tienen mucho más control sobre la violencia y supuestamente son capaces de combatir lo que el régimen llama una guerra popular prolongada, lo que puede hacer la vida muy difícil para cualquier gobierno interino. Lo mismo que sucedió en Irak después de la caída de Saddam Hussein.

Honestamente, creo que este escenario es difícil de evitar. El régimen parece querer luchar hasta el final, dejando el país solo cuando no haya otra manera.

acorazado potemkim
En el Potemkin de Eisenstein, las tropas luchan contra sus superiores y se ponen del lado del pueblo.

Creo que descartaron las negociaciones porque perderían demasiado en ellas. Así que solo veo dos formas: la confrontación, o la consolidación de Maduro, tristemente. «La elección no es fácil para los militares, atrapados entre el cielo de la amnistía y el infierno del castigo por traición».

Las necesidades de los actores extranjeros.

Víctor M. Mijares, investigador de petroestados y profesor de la Universidad de los Andes, con sede en Bogotá

Colombia necesita facilitar una transición en Venezuela, debido al impacto de los migrantes y la guerrilla del ELN en Venezuela. En Colombia, muchos temen que una participación más profunda en los asuntos venezolanos pueda traer nuevas amenazas.

La izquierda acusa al presidente Iván Duque y a su mentor, Álvaro Uribe, de utilizar una postura dura contra Maduro para acumular poder, y en la opinión pública la idea es que Duque debería centrarse en su país.

Duque sabe que la mayor amenaza para la seguridad nacional de Colombia es el régimen de Maduro, pero no puede convencer a la mayoría de las personas para que ayuden con la transición.

La imagen de Maduro es terrible en Colombia, y las tensiones sociales y los problemas de seguridad con los migrantes venezolanos también son considerables, pero los colombianos temen una guerra civil que se extienda a su país, por lo que tienden a abrazar el status quo.

Con respecto a los EE. UU., Es cierto que todas las opciones están sobre la mesa porque Trump tiene 18 meses para mostrar resultados que pueden asegurar el éxito en viajes clave como Florida. Sin embargo, ¿qué quiere decir su administración con ‘uso de la fuerza’? Bueno, nada como muchos en la oposición imaginan, una especie de invasión masiva tipo Día D, o lo que al chavismo le gusta pensar, el mujahidin que defiende Playa Parguito durante años.

Venezuela no ha estado en una guerra en al menos 100 años, y sus Fuerzas Armadas no tienen experiencia en combate. Esta no es la era de Bush, Venezuela no es Irak o Afganistán, y hoy en día, el uso de la fuerza es muy probable que se trate de cooptar a individuos dentro de las sociedades para que actúen hacia el cambio.

China tiene un escenario central en este drama. Chávez recurrió a los chinos para desconectar a Venezuela de occidente y encontró una manera de proporcionar recursos a una potencia hambrienta a cambio de financiamiento.

Pero China podría ser fácilmente convencida de una transición. Naturalmente, el mejor escenario para China es mantener a Maduro, seguido por un escenario de chavismo sin Maduro: en este momento, Beijing no tiene incentivos para reemplazarlo. Pero los chinos no desplegarán ninguna fuerza para defender a Maduro y están seguros de que cualquier gobierno futuro los necesitará.

Si hay una transición en Venezuela, ocurrirá junto con Estados Unidos, Colombia y Brasil, aunque Rusia utilizará sus muchas opciones para desestabilizarlo.

Rusia, por el contrario, tiene objetivos muy claros contra EE. UU. Y el occidente, y Maduro es para Putin una cabeza de playa en las Américas. También hay negocios, la mayoría de ellos ilícitos, entre Miraflores y el Kremlin, en ventas de armas demasiado caras, por ejemplo, y los intereses rusos en la Franja del Orinoco, que actualmente producen más petróleo que las compañías chinas en Venezuela.

Hay una red de intereses privados bajo la relación geopolítica. Sin embargo, Rusia tiene poca capacidad real de proyectar poder más allá de la temible guerra híbrida, con grupos armados altamente entrenados que dominan los espacios restringidos y propaganda negra. Entonces, si hay una transición en Venezuela, sucederá junto con Estados Unidos, Colombia y Brasil, aunque Rusia utilizará sus muchas opciones para desestabilizarla, desde las inversiones de Rosneft hasta la influencia del canal de televisión Russi Today.

No creo que pasen muchas cosas en marzo. El Grupo de Lima metió el freno porque sus líderes temen ser criticados en sus países por promover una intervención militar. Cuando los venezolanos sientan el impacto de las sanciones estadounidenses sobre las exportaciones de petróleo, la propaganda chavista tendrá todos los argumentos para alimentar su narrativa de la guerra económica.

Posiblemente, los migrantes volverán a inundar los Andes. Creo que esto será muy lento y tomará todo el 2019… Si Maduro no recibe la mejor noticia de todas para él: un juicio político contra Trump.

La fractura decisiva

Jorge Lazo Cividanes, profesor de historia política latinoamericana en la Universidad de Ottawa

La transición de 1990 en Chile se menciona frecuentemente como un posible modelo para Venezuela, pero rara vez escuchamos un detalle importante sobre ese proceso: hubo tantos actos de violencia cometidos por la izquierda chilena, que un aliado tácito de la dictadura de Pinochet decidió promover la democratización para evitar el descenso a la revolución del país. Entonces este aliado clave, el gobierno de los Estados Unidos, terminó presionando por un resultado contra los deseos de Pinochet.

Otra cosa es que Pinochet era un gobierno militar, y este no es el caso en Venezuela, ni siquiera con Chávez. En América Latina, los gobiernos de las Fuerzas Armadas se justifican como procesos para restablecer el orden y, por lo tanto, tienden a ser breves, aunque algunos gobernantes militares permanecen por décadas.

El chavismo es, en cambio, un movimiento hegemónico populista, como el peronismo argentino. No vemos en Venezuela una fuerte influencia de la institución armada, en comparación con las dictaduras en Chile o Argentina.

No lo vimos con Chávez y es aún más pequeño con Maduro. Hay muchos militares en el gobierno, pero por otras razones. Sin embargo, el fin del régimen de Maduro se producirá a través de una fractura dentro del apoyo militar. Déjame explicarte por qué.

Todas las dictaduras tienen dos fuentes principales de poder: los recursos económicos a su disposición y sus recursos políticos, la base ideológica que justifica la existencia del régimen y su legitimidad. Así es como una dictadura controla el territorio y reprime a la oposición.

Chávez identificó las fuentes de poder que necesitaba: el sector privado (que eliminó), el ejército (que controlaba) y PDVSA (que asumió). Maduro no tiene nada que temer del sector privado porque apenas existe, pero él solo tiene un control precario de FANB y es cada vez más incapaz de financiar la burocracia. Maduro solo está allí debido a la debilidad de sus oponentes, y lo que queda de este control del aparato represivo.

Hasta ahora, Maduro mantiene el apoyo de sus aliados, un sector civil, que no creo que sea impulsado por la ideología sino por la ambición; una red internacional construida con el conocimiento cubano hecho por los soviéticos sobre el uso de instituciones extranjeras como la ONU; y una élite militar conectada al dictador a través de negocios lícitos e ilícitos.

No considero a los colectivos porque, como dijo Hugo Carvajal, las Fuerzas Armadas pueden neutralizarlos si se lo proponen. Las Fuerzas Armadas le dan a Maduro el control que puede tener sobre el aparato represivo, esta es su fuente de poder. Si Maduro pierde el apoyo de los militares, pierde su poder, porque el poder es la capacidad de ser obedecido.

Romper estas alianzas, produciendo esa fractura, es la única manera de hacer caer las dictaduras. No subestimo a Maduro ni a los cubanos, pero me resulta muy difícil que pueda recuperar el control que tenía hasta enero. Su régimen ya se está fracturando.

¿Qué podría pasar a partir de ahora? Mi trabajo no es predecir los fenómenos, y varias racionalidades, ni una sola, podrían decidir un resultado en lugar de otros, pero podemos ver una tendencia.

Alberto Fujimori, de Perú, resistió las protestas masivas después de la elección fraudulenta de 2000, pero perdió su poder cuando perdió su confianza en Vladimiro Montesinos y, por lo tanto, se rompió la alianza.

Alfredo Stroessner, de Paraguay, fue repentinamente traicionado por un amigo cercano, un general que terminó como el primer presidente electo de la transición democrática. Sorprendentes deserciones como la de Luisa Ortega no fueron suficientes para expulsar a Maduro, pero una deserción en el futuro (semanas, meses, quién sabe) será la fractura decisiva. La historia no se detiene.

Este artículo apareció por primera vez en The Caracas Chronicles por Rafael Osío Cabrices.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.