Press "Enter" to skip to content

La falsa misión del Papa Francisco al mundo musulmán

El anuncio del Papa de su visita al líder de los musulmanes en marruecos esconde una falsa misión de paz.

Vatican News anunció recientemente el próximo “Viaje apostólico a Marruecos, cuyo tema es la esperanza” del Papa. Antes de pasar del 30 al 31 de marzo en Marruecos, Francisco también tiene previsto visitar los Emiratos Árabes Unidos. “El Papa Francisco se reunirá con el líder de los musulmanes marroquíes”, según Vatican News, “800 años después de la reunión entre San Francisco de Asís y el Sultán al-Malik al-Kāmil de Egipto”.

Francisco ha sido aún más vocal al dibujar la continuidad entre él y su homónimo, San Francisco of Assisi. En un discurso reciente, dijo que sus visitas a las dos naciones musulmanas “representan dos oportunidades importantes para promover el diálogo interreligioso y el entendimiento mutuo entre los seguidores de ambas religiones, en este año que marca el octavo centenario del encuentro histórico entre Santo Francisco de Asís y el sultán al-Malik al-Kāmil”.


¿Qué fue exactamente “histórico” acerca de esta reunión? ¿Y cómo se relaciona con los esfuerzos del Papa Francisco “para promover el diálogo interreligioso y el entendimiento mutuo”? Indagar sobre las posibles respuestas nos da  algunas lecciones útiles, incluso sobre enfoques pasados ​​y presentes del Islam.

Antes de continuar, debe entenderse que el Papa Francisco a menudo se describe a sí mismo caminando sobre las huellas de su homónimo elegido, Francisco de Asís: “el hombre de la pobreza, el hombre de paz, el hombre que ama y protege la creación”, como Jorge Mario Bergoglio explicó en 2013 cuando se convirtió en papa acerca de por qué había adoptado el nombre de Francisco.

La historia de Francisco de Asís y el Sultán al-Kāmil

En cuanto a lo que el Papa está caracterizando como un “encuentro histórico entre San Francisco de Asís y el Sultán al-Malik al-Kāmil”, aquí está la historia:

Después de siglos de invasiones islámicas que vieron la conquista de al menos dos tercios del territorio cristiano. – como se documenta en mi reciente libro Espada y cimitarra: catorce siglos de guerra entre el islam y los occidentales – los europeos finalmente comenzaron a rechazarlos a través de las Cruzadas a fines del siglo XI.

En 1219, durante la Quinta Cruzada, Francisco de Asís (1182-1226) y un compañero buscaron hacer su parte viajando a Oriente Medio, donde buscaron audiencia con Sultan al-Kāmil.

Fueron a pesar de la declaración de al-Kāmil de que “a cualquiera que le trajera la cabeza de un cristiano le daría una pieza de oro bizantina”, cita sacada de el libro San Francisco de Asís y la Conversión de los musulmanes, de Frank M. Rega un reconocido franciscano que hace una buena introducción al tema.


Los contemporáneos de San Francisco también le advirtieron que los musulmanes “eran personas malas que tenían sed de sangre cristiana e intentaban incluso las atrocidades más descaradas”. Los hombres decididos continuaron su viaje, solo para experimentar lo inevitable:

Los primeros documentos son unánimes al aceptar que los dos franciscanos fueron objeto de malos tratos al cruzar el territorio musulmán. Los centinelas tomaron a los hombres de Dios de manera violenta, los asaltaron y los ataron con cadenas. Celano informa que Francisco de Asís “fue capturado por los soldados del sultán, fue insultado y golpeado”, pero no mostró temor incluso cuando lo amenazaron con torturarlo y matarlo.

¿Qué motivó a Francisco a esta peligrosa misión? ¿Estaba él, como lo implica regularmente el Papa Francisco, tratando de “promover el diálogo interreligioso y el entendimiento mutuo”? Si y no.

Ciertamente confió en la palabra, no en la espada. Pero la palabra que ofreció era tan aguda como cualquier espada. Como escribe Rega, “plenamente consciente de los peligros, Francisco estaba decidido a ir en misión a los incrédulos de las naciones musulmanas.

san francisco sultan
Ilustración de Francisco de Asís frente al sultán al-Kāmil.

Las fuentes principales están de acuerdo en que estaba listo para sacrificar su vida y morir por Cristo, por lo que no cabe duda de que la intención de su viaje fue predicar el Evangelio incluso a riesgo de lo peor”.

Junto con salvar almas, Francisco también buscó salvar vidas: “Convertir a los musulmanes por su predicación fue el objetivo final de los esfuerzos de Francisco, y un final pacífico de la guerra sería una consecuencia de su conversión”. Como explica Christoph Maier, “Francisco, como los cruzados, quería liberar los lugares sagrados de Palestina del gobierno musulmán. El único inconveniente fue su estrategia… Quería su total sumisión a la fe cristiana“.

Finalmente, ante el Sultán al-Kāmil, los monjes cristianos trataron de “demostrar a los consejeros más sabios del sultán la verdad del cristianismo, de la cual la ley de Mahoma (la Sharia) no contaba nada”. Le dijo al sultán que “si él moría mientras el sultán cumplía con su ley”, entonces “Estaría perdido; Dios no aceptaría su alma”. Y que por eso habían ido ante el.

Intrigado por los descarados frailes, “el sultán llamó a sus asesores religiosos, a los imanes.” Sin embargo, y como suele suceder hoy cuando los musulmanes debatientes no tienen palabras, “se negaron a discutir con los cristianos en insistieron en la muerte por decapitación, de acuerdo con la ley islámica”.

El sultán se negó: “Voy en contra de lo que exigen mis asesores religiosos y no te cortaré la cabeza… han arriesgado sus propias vidas para salvar mi alma”.


Durante su disputa y en referencia a “la conquista y ocupación musulmana de siglos de los pueblos, ciudades y naciones que una vez fueron principalmente cristianas”, al-Kāmil trató de atrapar a los monjes con su propia lógica: si Jesús enseñó a los cristianos a “Pon la otra mejilla” y “recompensa el mal con el bien”, preguntó, ¿por qué las cruzadas… están invadiendo las tierras de los musulmanes?”

Francisco bromeó citando también a Cristo: “Si tu ojo derecho te hace tropezar, sácalo y tíralo. “Es mejor para ti perder una parte de tu cuerpo que todo tu cuerpo sea arrojado al infierno”.

Luego, Francisco explicó: “Es por eso que los cristianos invaden la tierra que ustedes habitan, porque blasfeman el nombre de Cristo y alejan a todos los que pueden de su adoración”. Esta es una referencia a las reglas dhimmi del Islam que, junto con el debilitamiento cristiano, hacer que las vidas cristianas sean tan gravosas y degradantes que millones de personas se han convertido al Islam a lo largo de los siglos para aliviar sus sufrimientos.

Como ya debería ser evidente, y contrariamente a lo que muchos, incluido el Papa actual, sugieren, San Francisco no predicó la pasividad antes de la agresión. El principal experto en Francisco y la Quinta Cruzada, el profesor James Powell, escribe:

“Francisco de Asís fue a Damietta [Egipto, donde estaba el Sultán al-Kāmil] en una misión de paz. No puede haber ninguna duda sobre esto. Sin embargo, no debemos tratar de convertirlo en pacifista o de calificarlo de crítico de la cruzada”.

Otro erudito de las cruzada, Christoph Maier, subraya este punto: “Francisco aceptó a la cruzada como legítima y ordenada por Dios, y obviamente no se oponía al uso de la violencia cuando se trataba de la lucha entre cristianos y musulmanes.

De hecho, Francisco comentó una vez que “los paladines y los valientes caballeros que eran poderosos en la batalla persiguieron a los infieles musulmanes hasta la muerte”. Como tales, fueron “santos mártires que murieron luchando por la Fe de Cristo”.

La misión del Papa Francisco no es la paz

Ese es el hombre cuyos pasos el Papa Francisco dice estar siguiendo reuniéndose con los potentados musulmanes “para promover el diálogo interreligioso y el entendimiento mutuo”.

No es de extrañar que quienes conocen la verdadera biografía de San Francisco de Asís deploren su transformación moderna en algún tipo de “hippy medieval”. “O, en palabras del Papa Francisco,” el hombre de paz, el hombre que ama y protege la creación”. Como el Papa Pío XI escribió en 1926:

“Qué malvados son y qué tan lejos de una verdadera apreciación del Hombre de Asís [San Francisco] están quienes, para reforzar sus ideas fantásticas y erróneas sobre él, representan una cosa tan increíble… que él fue el precursor ¡y profeta de esa falsa libertad que comenzó a manifestarse a principios de los tiempos modernos y que ha causado tantos disturbios tanto en la Iglesia como en la sociedad civil!

En el contexto de confrontar al Islam, Rega lamenta de manera similar que, “para los revisionistas, el verdadero Francisco no era un evangelista audaz, sino un hombre tímido, cuyo objetivo era que los frailes vivieran de forma pasiva entre los sarracenos musulmanes y estar sujetos a ellos.

Y estas son precisamente las diferencias entre San Francisco y el Papa Francisco: aunque ambos están dispuestos a dialogar pacíficamente con los musulmanes, el santo medieval no estaba dispuesto a comprometer las verdades cristianas ni a pedir disculpas por la realidad violencia contra el Islam.

A modo de ejemplo, después de que un periodista le preguntara al papa Francisco sobre la masacre yihadí de un sacerdote de 85 años en Francia, claramente asesinado en el nombre del Islam, el Papa respondió:

No me gusta hablar de violencia islámica, porque todos los días, cuando hojeo los periódicos, veo violencia aquí en Italia… este que asesinó a su novia, otro que asesinó a la suegra… y ellos ¡Son católicos bautizados! ¡Hay católicos violentos! Si hablo de violencia islámica, debo hablar de violencia católica… y no, no todos los musulmanes son violentos, no todos los católicos son violentos. Es como una ensalada de frutas; hay de todo.

El Papa no menciona ni entiende que la violencia cometida de acuerdo con una religión y la violencia cometida en contradicción con una religión son radicalmente diferentes.

Sí, personas de todas las religiones cometen violencia. Pero los católicos que cita Francisco no asesinan a sus novias ni a sus suegras por ninguna enseñanza cristiana; por el contrario, las enseñanzas cristianas de misericordia y perdón están destinadas a contrarrestar tales impulsos. Por el contrario, la violencia y la intolerancia cometidas por los musulmanes en todo el mundo a menudo son subproductos de las enseñanzas islámicas.

En la misma entrevista, después de que Francisco reconoció que hay “personas violentas de esta religión [el Islam]”, agregó de inmediato que “en casi todas las religiones siempre hay un pequeño grupo de fundamentalistas”.

Es cierto, pero lo que es “fundamental” para cada religión difiere. Mientras que los fundamentalistas musulmanes y cristianos se adhieren a una lectura literal/estricta de sus escrituras, Francisco no menciona lo que la Biblia y el Corán enseñan.

El fundamentalista cristiano puede verse obligado a orar por sus perseguidores, mientras que el fundamentalista musulmán es llamado al ataque, subyugar, saquear, violentar, esclavizar y matar a infieles no musulmanes. En ambos casos, las Escrituras (Biblia y Corán) lo dicen.


Para terminar, olvidaba un último punto importante: mientras que San Francisco no se burló de Muhammad, aunque el “bondadoso” le pidió su cabeza de todos modos, retrató inequívocamente el mensaje del profeta musulmán como falso. A diferencia del “diplomático” Papa Francisco, que nunca parece predicar a Cristo a los musulmanes sino que más bien confirma y valida su religión.

Francisco de Asís en realidad estaba más preocupado por las almas de los musulmanes, hasta el punto de arriesgar su propia vida. Junto con encabezar la defensa del cristianismo contra el islam. Pero al parecer no es así para el papa actual.

En resumen, cuando se trata de confrontar al Islam con honestidad y sinceridad, el Papa Francisco lamentablemente no está a la altura del valiente fraile de cuyo nombre se apropió.

Este artículo apareció por primera vez en PJ Media por Raymond Ibrahim.

Se el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *