The news is by your side.

El papa Francisco cree que el capitalismo fracasó absolutamente

Francisco sostuvo que el las teorías económicas que defienden el capitalismo se desplomaron ante la pandemia, y que hay que reconocerlo a pesar del ‘‘dogma de fe neoliberal implantado en la sociedad’’.

0

Francisco es una figura bastante controversial porque, a diferencia de sus predecesores, no se había inmiscuido tanto en asuntos de políticas públicas ni economía. Las declaraciones que ha dado públicamente —a la par de sus acciones— lo han puesto en el ojo del huracán varias veces. Por ejemplo, hace un tiempo emitió su famosa frase «son los comunistas los que piensan como los cristianos», tras decir que los izquierdistas clásicos le robaron la bandera a los cristianos. ‘‘Los comunistas nos han robado la bandera. La bandera de los pobres es cristiana. La pobreza está en el centro del Evangelio. Los pobres están en el centro del Evangelio’’ dijo Francisco a The Economist en la misma entrevista que lo catapultó directo al repudio de varios sectores de la sociedad, sumado al desconocimiento de su autoridad por parte de varios católicos.

En ese contexto, salió una foto de él con Evo Morales sosteniendo el martillo y la hoz emulando la Santa Cruz. Hizo dos afirmaciones bastante anticapitalistas después de circular esa penosa foto, que no hacía más que confirmar la imagen que daba al público. El problema ético del capitalismo es que crea pobres a los que luego quiere esconder fue una de estas. La otra fue la que, en últimas, reveló que el papa cree que el capitalismo crea pobreza cuando es todo lo contrario. Jordi Évole en su programa Salvados le hizo una pregunta al Papa: ‘‘¿Es el sistema económico que domina el mundo, el capitalismo, el que provoca esta pobreza?’’ Francisco, en respuesta, le dijo: ‘‘En general sí, en líneas generales sí. Cada vez hay menos ricos con mucha plata y cada vez hay más pobres con muy poca plata’’.

El Papa contra la realidad

Ya se ha demostrado múltiples veces que la pobreza se está reduciendo en todas sus formas. Desde 1820 hasta 2014, la pobreza extrema (menos de 1.90$ diarios) se ha reducido del 94% al 12%. En otros umbrales menos miserables, como el de 3.2$ a 5.4$ diarios, la pobreza ha caído del 55.1% en 1990 al 26.2% en 2015. Si pasamos a la línea de 5.5$ a 7.3$ diarios, la pobreza se ha reducido del 67% en 1990 al 46% en 2015. ero saliendo de este dato cliché (que el Papa desconoce a pesar de ser trilladísimo) el logro del capitalismo no es solo reducirla sino hacer más fácil salir de ella. Escapar de la pobreza extrema se ha hecho un 75% más fácil de 1990, debido a que los ingresos absolutos de los más pobres se ha venido elevando de forma sostenida.

Por lo demás, están también los logros que han mostrado economistas como Mark J. Perry donde se demuestra que el libre mercado tiende a reducir los precios. Por supuesto, eso último ayuda muchísimo a los pobres elevando su poder adquisitivo mediante una reducción en los precios de los bienes consumibles. ¿El capitalismo es una máquina de producir pobres como lo sostiene el sumo pontífice? Evidentemente no. Pero, a pesar de estar completamente equivocado ignorando la realidad, las estadísticas, la historia, los procesos económicos y los consensos de los economistas, Francisco no se ha retractado. De hecho, solamente se ha radicalizado más en su verso antimercado y anticapitalismo.

El nuevo discursito de Francisco

El Papa arremetió nuevamente contra el capitalismo en su encíclica ‘‘Fratelli Tutti’’ con frases como «El mercado por sí solo no puede resolver todos los problemas, por mucho que se nos pida que creamos en este dogma de la fe neoliberal» o «La tradición cristiana nunca ha reconocido el derecho a la propiedad privada como absoluto o inviolable. Más bien, ha enfatizado el propósito social de todas las formas de propiedad privada». Aunque pidió una reforma del sistema económico y político global, se olvida de hacer distinciones. Cuando culpó al ‘‘capitalismo’’ (sistema económico global), achacó su fracaso a la incapacidad de los Estados para cooperar. ¿De cuándo acá la propiedad privada debido a que su saqueador no coopera con otros saqueadores? Ni idea. Que Francisco hable de economía —y a la postre confundiéndola con la política— es como si un físico nuclear hablara de teología.

Pero hay algo donde particularmente yerra de acuerdo a la tradición cristiana, y es que la Biblia sustenta el absolutismo de la propiedad sobre lo privado. La parábola de los obreros en el viñedo es un buen ejemplo. ‘‘Amigo, no te hago ninguna injusticia; ¿no conviniste conmigo en un denario? Toma lo que es tuyo, y vete; pero yo quiero darle a este último lo mismo que a ti. ¿No me es lícito hacer lo que quiero con lo que es mío? ¿O es tu ojo malo porque yo soy bueno?’’ es la frase famosa del propietario del viñedo acogida en Mateo 20: 1 – 16. Esto sienta sentando que la administración de la propiedad privada a voluntad del titular es ética. Sin embargo, Francisco ignora esto. ¿Pero qué nos podemos esperar si cree que el mercado mata?

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.