The news is by your side.

Lecciones económicas de Cuba y Hong Kong

Cuando comparamos los resultados de prosperidad de Hong Kong frente a Cuba, podemos ver la gran eficiencia del libre mercado.

0

En 2014, comparé el increíble crecimiento de Hong Kong con el lamentable estancamiento de Cuba y destaqué que los mercados libres y el gobierno limitado son la receta correcta para la prosperidad. Especialmente si te interesa mejorar la vida de los menos afortunados.

Los comunistas afirman que su ideología representa a los oprimidos contra la élite, sin embargo, la evidencia de Cuba muestra una privación material miserable para la mayoría de las personas.

En Hong Kong, por el contrario, los ingresos se han disparado para todos los segmentos de la población.

Hoy, vamos a actualizar nuestra comparación de Cuba y Hong Kong. Law & Liberty ha publicado una una crítica fascinante del libro de Neil Monnery, A Tale of Two Economies (Un cuento de dos economías), escrito por Alberto Mingardi del Instituto Bruno Leoni de Italia.

Como explica Alberto, el libro trata sobre cómo los desarrollos en Hong Kong y Cuba fueron moldeados por dos personas.

¿Qué importancia tienen las personas clave en la configuración del éxito o el fracaso de las economías? Un cuento de dos economías de Neil Monnery es, en cierto sentido, una polémica contra el determinismo histórico, al menos en lo que respecta a la promoción de reformas económicas. Subraya la importancia de dos individuos solteros, uno un gran hombre para muchos, otro un oficial oscuro y político desconocido para la mayoría, en la configuración del destino de sus respectivos países. Ernesto «Che» Guevara y John Cowperthwaite. Monnery insiste en que ambos eran «pensadores profundos y originales». La diferencia clave entre los dos fue quizás que Cowperthwaite tenía una sólida educación en economía. Ni la forma en que progresó Hong Kong, ni la de Cuba, eran inevitables.

He escrito anteriormente sobre el noble papel de John Cowperthwaite. Esto es lo que Alberto sacó del libro.

Monnery señala que el éxito de Hong Kong no se produjo porque Cowperthwaite y su colega intentaban «plantar una bandera ideológica», sino porque eran «pragmáticos profesionales». Entonces, el éxito de los acuerdos relativamente libertarios en Hong Kong se perpetuó. Cowperthwaite probó lo que sabía sobre economía clásica cuando «llegó por primera vez a Hong Kong, en 1945» y «fue puesto a cargo del control de precios, pronto se dio cuenta de los problemas al intentar establecer precios lo suficientemente bajos como para satisfacer las necesidades de los consumidores pero altos suficiente para alentar el suministro y en un entorno dinámico». Se opuso a los subsidios que vio como «un intento descarado de alimentar a través de los subsidios del gobierno». Cowperthwaite es un héroe para Monnery, quien enfatiza su competencia, y aún más, su integridad.

Y también he escrito sobre el Che Guevara, pero solo para comentar sobre su brutalidad. Pero resulta que también fue un pésimo planificador económico.

Guevara ocupó cargos en una variedad de capacidades relacionadas con asuntos económicos y los tomó en serio. En 1959, realizó un viaje de tres meses a países tan diferentes como India, Japón y Birmania, para aprender «cómo manejaban su economía». Le sorprendieron los ejemplos de países que lograron desarrollar industrias pesadas y pensó que Cuba podría hacer lo mismo. Guevara, quien, una vez convertido al marxismo, se lo había tragado todo. Dado que sostuvo que «la condición sine qua non para un plan económico es que el Estado controle la mayor parte de los medios de producción, y mejor aún, si es posible, todos los medios de producción», actuó en consecuencia.

Entonces, ¿cuál es el resultado final?

Hong Kong y Cuba eran aproximadamente iguales al comienzo del proceso. Hoy no tanto.

Para el lector de Un cuento de dos economías, es bastante obvio qué lecciones deberían tomarse: “a fines de la década de 1950, ambas economías tenían un PIB per cápita de alrededor de $4.500 en dinero de hoy. Para 2018, Cuba había aumentado un poco más del doble de su PIB per cápita a alrededor de $9.000 por persona. Pero Hong Kong alcanzó los $64.000 per cápita”, siete veces el de Cuba, e incluso superó al del Reino Unido también.

Aquí está mi modesta contribución a la discusión, basada en la base de datos Maddison.

base de datos maddison
Prosperidad de Hong Kong frente a la de Cuba según la Base de datos Maddison.

 

PD: Hong Kong todavía se ubica como la economía más libre del mundo, aunque cada vez hay más preocupaciones sobre si China permitirá su libertad económica a largo plazo.

Publicado con permiso de International Liberty. Por: Daniel J. Mitchell.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.