The news is by your side.

El caso de Alfie Evans, el socialismo busca eliminar la dignidad humana

Los casos de Alfie Evans y los abortos forzados en China, demuestran que el socialismo solo busca eliminar la dignidad humana.

¿Qué sucede cuando el gobierno determina el valor de una persona? China y el Reino Unido ofrecen ejemplos.
[AdParrafo1]
Ya sea por medio de prohibiciones políticas; el uno (ahora dos) hijos en China o como el gobierno de Gran Bretaña que obligó a eliminar la atención médica a bebés enfermos. El concepto sigue siendo el mismo: el gobierno, no la familia, determina si una persona merece vivir o morir. Y eso está mal.

Reducción de la política de natalidad China, un espejismo

Mientras que algunos han entrado en la complacencia de la reducción de la política de natalidad China de uno a dos hijos y lo han asumido como el final de la política autoritaria, el aborto forzado y la esterilización aún ocurren. Reggie Littlejohn, fundadora y presidenta de Women’s Rights Without Frontiers, una organización que lucha contra el aborto forzado en China, escribe:

«Creo que el Partido Comunista Chino nunca abandonará el control coactivo de la población, porque el control coercitivo mantiene al régimen en el poder. Aunque a cada pareja se le permite tener dos hijos, las mujeres solteras todavía se ven obligadas a abortar a sus hijos, al igual que el tercer embarazo. Las mujeres en edad fértil aún tienen que someterse a controles de embarazo obligatorios varias veces al año. Dos violadoras de la política infantil todavía están esterilizadas por la fuerza. Todo esto infunde terror. El Partido Comunista Chino es un régimen brutal y totalitario que reina con terror. La política de los dos niños es el control social, enmascarado como control de la población».

La política de un solo hijo que el Gobierno chino promulgó en 1980, arrojó resultados desastrosos. Esto ha propiciado auténticos crímenes de género, no como los que la izquierda reclaman en Latinoamérica. El aborto sistémico de niñas bebés, se produce debido a la preferencia cultural de los hijos sobre las hijas, así como a un marcado aumento en los suicidios femeninos. China ahora tiene un enorme desequilibrio de género y como resultado ha sufrido varios problemas, como niños secuestrados y tráfico sexual.

MÁS ARTÍCULOS
Conceptos erróneos sobre la justicia social

China inicialmente promulgó la política de un solo hijo en respuesta a los temores infundados de sobrepoblación y escasez de alimentos. Sin embargo, la «sobrepoblación» tiende a ser el problema de un sistema cerrado, los países comunistas, prohíben la libertad de circulación, así es como son los más susceptibles a superpoblaciones. En una sociedad libre, el aumento de la población da lugar a los «suburbios» cuando las personas se mudan fuera de las ciudades en hacinamiento para formar una familia. Un ejemplo de esto sería el «Baby Boom» estadounidense después del final de la Segunda Guerra Mundial. Las ciudades atestadas y los países abarrotados no suelen ser un problema tan grande en las economías de mercado porque las personas tienen libre movimiento: pueden moverse si comienzan a sentirse hacinados. En los países comunistas, sin embargo, el gobierno a menudo prohíbe el libre movimiento.
[AdsenseMitad]
Además, el Population Research Institute observa que la superpoblación no es equivalente a la sobrepoblación. Los planificadores urbanos, no los controladores de la población (en forma de aborto y eutanasia), deberían resolver el problema de la superpoblación.

Además, las poblaciones en todo el mundo han disminuido por debajo de la tasa de reemplazo. Según un estudio de 2017 de las Naciones Unidas, casi la mitad de la población mundial vive en países por debajo de la tasa de reemplazo que es de (2,1 niños).

En una economía de mercado, las personas son activas. Más personas significan más creatividad y un mayor aumento en innovación, tecnología e investigación. Por el contrario, en los países socialistas y comunistas, las personas son el problema. ¿Por qué? Porque el gobierno tiene que cuidar de ellos. Y si los burócratas están decidiendo cuántas personas estarán en desempleo, siempre elegirán menos personas.

Si bien el aborto forzado en China parece una acción bárbara de un país lejano, la premisa sobre la que descansa se ha infiltrado en países socialdemócratas, como el Reino Unido. Mientras que el Reino Unido no exige el aborto de niños basado en un número cuantificable y obligatorio, sus acciones son las mismas: negar la dignidad de la persona humana y negar los derechos de los padres a determinar la mejor situación para sus hijos.

Alfie Evans, la bebé que fue asesinada por decisión de su propio gobierno

La terrible historia de Alfie Evans, quien falleció el 28 de abril de 2018, ilustra las desgarradoras consecuencias de la «medicina socializada» . La niña de 23 meses, diagnosticada con una condición neurodegenerativa rara, había estado en soporte vital durante casi un año. Mientras sus padres querían llevarla a Italia para recibir tratamiento, los doctores y jueces dictaminaron que esto no sería lo mejor para el niño. ¿No son los padres quienes deben decidir qué era lo mejor para el niño? En cambio, los jueces le ordenaron al hospital que le quitara de soporte vital a la bebé, lo que resultó en su muerte.

Lamentablemente, la historia del gobierno que determina el valor de la vida de Alfie como inútil no es única. El verano pasado, los médicos del Reino Unido negaron el tratamiento a Charlie Gard, un bebé con una enfermedad incurable similar, a pesar de la protesta pública contra esta injusticia y el deseo de sus padres de buscar tratamiento en el extranjero.

El socialismo y el comunismo niegan la dignidad humana, cambiándola por el valor del «trabajo» de una persona. La élite del gobierno establece el estándar de valor y no los padres o seres queridos. Si un niño o una persona discapacitada no puede contribuir a la sociedad, el gobierno determinará si él o ella no merecen vivir.

El Estado no tiene el derecho a asignar valor sobre la vida de las personas

¿Pero quién realmente asigna valor y dignidad? ¿Quién realmente decide si una persona debe vivir o morir?

MÁS ARTÍCULOS
Maduro invierte en empresas chinas de vigilancia masiva

Las personas no son máquinas que se descartan cuando dejan de funcionar correctamente. Sin embargo, al despojar a la persona humana del valor y la dignidad, el socialismo y el comunismo ven a las personas como máquinas para servir al Estado.
[AdsenseFinal]
La reinvención cultural del comunismo y el socialismo busca crear un mundo sin fe, un mundo sin familia, uno sin amor, un mundo sin libertad. Ya sea que esto signifique el aborto forzado en China, obligue a los padres a eliminar la atención médica para sus hijos enfermos, o simplemente decida que el Estado es la única elección de educación gratuita para sus hijos como Gustavo Petro propone en Colombia. Los abusos contra los derechos humanos son los mismos. La coacción del gobierno promete protección pero solo ofrece esclavitud, abuso y explotación.

2 Comentarios
  1. La vida es trágica

    […] es exactamente lo que sucedió en el caso de la bebé Alfie Evans. Alfie comenzó a mostrar movimientos de convulsiones y fue […]

  2. […] gobierno también regula en gran medida los programas de reproducción debido a la política de dos hijos, lo que obliga a los hospitales a obtener una licencia del Ministerio de Salud de China para […]

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

6 + diecinueve =