The news is by your side.

Poliamor, qué es y cómo se vive una relación poliamorosa

El poliamor es una forma afectiva de relacionarse.

Según la web de la organización Relaciones Abiertas: »Las relaciones abiertas son una forma de relacionarse que no tiene como base la exclusividad sexual ni afectiva. Son abiertas porque requieren el conocimiento de todas las partes sobre la posibilidad de mantener relaciones en simultáneo.

Quienes construimos nuestra red de afectos a través de las relaciones abiertas creemos que la exclusividad no garantiza una relación fuerte, sana y respetuosa. Basamos nuestros afectos en la responsabilidad, el compromiso y en la libertad de compartirnos con varias personas. Hay miles de combinaciones afectivas y ninguna es mejor que la otra, pretendemos igual legitimidad social que las relaciones afectivas tradicionales.

Relación abierta sexualmente: se consensúa relacionarse abiertamente solo desde lo sexual. Se puede tener solo un “amor” y varias relaciones sexuales.

MÁS ARTÍCULOS
Historias conmovedoras de desobediencia contra el Estado

Relación abierta afectivamente: se puede mantener varias relaciones afectivas pero no sexuales. La sexualidad se reserva sólo para una persona.»

Lucas Blaset, un practicante del poliamor, contó cómo vive las relaciones afectivas.

Una vida poliamorosa

Yo soy bastante kantiano. De hacer lo correcto. Yo nunca fui infiel cuando tuve una relación monógama con una mujer celosa. Lo que me llevó a buscar alternativas emocionales. Mis padres son separados y son muy amigos hasta el día de hoy. Entre las amigas de mi mamá son amigos de su ex maridos. Siempre vi que la gente podía ser amigos de sus ex, por lo cual no había posesión.

Las dos relaciones poliamorosas que he tenido han sido de poliamor trimonio cerrado. Es decir, de fidelidad. Yo con otra mujer y ella con otra mujer. Ese tipo de relación genera una dinámica distante a lo que puede ser una relación abierta o anarquía relacional.Esta forma de relacionarse lleva nuevas dinámicas situaciones de cotidianidad que llevan a situaciones interesantes de analizar. Los celos siempre están y existen. Hay que preguntarse por qué. Es culpa mía o de la otra persona que lo provoca uno no tiene que satanizar los celos. Como no hay que satanizar el hambre. Uno tiene hambre y come. Uno tiene siente celos y tiene que analizar por qué estás frustrado y triste. Todo lo que está dentro del contrato tiene que ir soltándose del problema de generar celos. Si algo del otro genera celos es bueno conservarlo.

Mi máximo de pareja románticas consensuadas han sido 2. No me gustan las relaciones por fuera porque es agotador. Yo descarto las relaciones en V. En las que tengo relaciones paralelas con otra chica. En las trimonicas esas responsabilidades que tiene como pareja se dividen entre dos. Obtienes el doble de beneficio y amor. En las en V es el doble de trabajo con menos beneficios.

Para mí el ideal es que todas las personas involucradas estén involucradas emocional y sexualmente. Creo que podría llegar a tener una relación monogámica pero a esto que le llamo monogamia curiosa. Como tríos y swingers. Porque la estricta sexual me genera desagrado a la larga.

Las relaciones en que he cedido yo mi parte por la monogamia de ella. Igual así caigo en cierta desesperación que necesita ser liberada. Algo muy suave como ver a mi pareja verse besar con otra chica. Hay cierta ruptura con lo tradicional. Eso a la larga pasa a ser un problema.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

dos − dos =