The news is by your side.

Tres cosas que Colombia debe aprender de Suiza

Las ideas libertarias funcionan. Pero generalmente no son intuitivas, y a menudo difíciles de explicar. Por lo tanto, los defensores de las políticas intervencionistas siempre tienen ventaja retórica a placer en los debates para las elecciones de presidente en Colombia que se celebran este 27 de mayo.
[AdParrafo1]
Por lo tanto, es útil que los libertarios podamos señalar un ejemplo práctico, es decir, un país o región que ya practique algo lo suficientemente cercano a nuestras ideas. Para los libertarios colombianos que conozco, es Suiza, la que de muchas maneras, nos sirve de ejemplo para algo así.

Suiza es algo muy cercano a un paraíso libertario, sin llegar a ser 100% perfecto. Es un país que, a través de su mera existencia y su éxito económico, refuta muchos de los temas sensibles que se han tocado en todos los debates presidenciales para las elecciones de Colombia.

Descentralización

Tomemos la descentralización. Colombia está extremadamente centralizada. La gran mayoría de los ingresos fiscales se acumulan a nivel nacional. Los municipios y las regiones tienen muy poco margen o directamente algunos no disfrutan de ingresos fiscales propios, por lo que dependen de los pagos de transferencias desde arriba. Incluso Medellín una de las ciudades más importantes también aqueja de este problema. Y los pagos de transferencia, cabe decirlo, vienen con condiciones y gran variedad de sabores…
[AdsenseMitad]
Casi nadie está realmente satisfecho con esta situación. Podemos ver esto por el hecho de que la palabra «Bogotá» se usa a menudo para denigrar de la condición de centralismo. «Bogotá» se ha convertido en un sinónimo de control descendente.

Sin embargo, en ninguno de los debates presidenciales se discuten alternativas reales, (descentralización de la economía o la educación) como una forma para fomentar la competitividad entre regiones, en gran parte porque nadie quiere hablar sobre la conexión entre la autonomía y la responsabilidad (no vaya a ser que el ciudadano del común olvide a papa Estado). Mientras las regiones y los municipios no sean responsables de sus finanzas, es perfectamente comprensible que a nivel nacional no quieran darles mucha discreción. Solo podemos lograr una descentralización total del poder político si va acompañado de una descentralización del sistema de recaudación. Si, hablo de la libertad para cada región de poner sus propias reglas.

MÁS ARTÍCULOS
Airbnb hizo que la propiedad fuera 'inteligente' y nuestras vidas más fáciles

Esto significa, entre otras cosas, que, sí, habrá diferencias regionales en la carga tributaria y la calidad de los servicios públicos. Algunos lugares operarán mucho mejor económicamente hablando que otros. Mientras esas diferencias se consideren inaceptables, y mientras la «competencia fiscal» sea vista como una carrera ruinosa hacia el fondo, no podemos quejarnos sensiblemente sobre la concentración del poder en Bogotá.

Es una pena, porque el ejemplo suizo muestra que la autonomía local es una receta para el éxito. En Suiza, incluso pequeños cantones como Glarus u Obwalden, que tienen muchos menos habitantes que una ciudad como Barranquilla, disfrutan de un grado de autonomía política que solo puede soñar Bogotá, que tiene más habitantes que todo el departamento del Atlántico junto.

Atención médica basada en el mercado

La más sagrada de las vacas sagradas en Colombia las EPS. Casi todos los hospitales colombianos son propiedad estatal, casi todos los médicos son contratados por el estado, casi todos los gastos de salud son financiados con impuestos. Hay poco espacio para la elección o la competencia.

No es exactamente una receta para el éxito. El sistema tropieza de una crisis a la siguiente. Las tasas de supervivencia para pacientes con cáncer o accidente cerebrovascular se encuentran entre las más bajas del mundo y si es una enfermedad desconocida puedes darte por cadáver. Los largos tiempos de espera y el crudo racionamiento de la atención son características fijas.

Sin embargo: cada vez que un gobierno intenta introducir un poco de competencia en los márgenes, se desata el infierno, En las campañas de elecciones presidenciales de 2018 en Colombia hemos sido testigos de diabólicas guerras tratando de acabar el sistema de EPS como si se tratara de una quimera que azota el país. Los opositores mas fervientes afirman que se trata de un intento de «convertir en negocio el derecho inalienable a la salud» e invocan al coco colombiano, el cual no es otro que Álvaro Uribe. Esto es suficiente para sofocar cualquier intento de privatización real o de basar la salud en una economía de mercado.
[AdsenseMitad]
El sistema suizo por el contrario muestra que un sistema de salud basado en la elección y la competencia puede funcionar excepcionalmente bien. El sistema suizo ofrece amplias opciones entre aseguradoras, planes de seguro, proveedores y modelos de entrega.

MÁS ARTÍCULOS
Lo iniciativa privada para financiar la reconstrucción de Notre Dame

El sistema suizo es demasiado caro, necesita incentivos más fuertes para el control de los costos. Pero no tiene nada en común con el modelo distópico al estilo Mad Max que los ciudadanos colombianos asocian con la asistencia médica basada en el merca.

Vivienda y ambientalismo

Uno de los problemas sociales más graves en Colombia es la crisis de la vivienda. Sin duda, es un factor detrás del aumento actual en la popularidad de la extrema izquierda encabezada por Gustavo Petro, especialmente entre los jóvenes. En Suiza, los precios de la vivienda también han aumentado, en alrededor de un tercio, en términos reales. Pero en Colombia, aumentaron en promedio más de dos veces, si, sabemos que la vivienda es mas costosa en Suiza, pero en Colombia el aumento es más vertiginoso.

La razón es nuestro sistema restrictivo de planificación del uso de la tierra, el famoso Plan de ordenamiento territorial, del cual un elemento importante son las «zonas verdes» (un término inapropiado y masivo) ya que una gran cantidad de tierras llamadas «zonas verdes» no son ni remotamente verdes.

Las zonas verdes no son nuevas; los primeros atisbos de la terminología se remontan a la década de 1950. Inicialmente, no causaron grandes problemas. Había suficiente tierra para el desarrollo dentro de las áreas urbanas existentes. Pero a medida que estas frutas se agotaron, la construcción de viviendas disminuyó. Desde entonces casi se ha detenido.

El problema es que, mientras tanto, las zonas verdes han adquirido un estado sagrado en el imaginario colombiano. Los ambientalistas creen que sin las supuestas zonas verdes, toda la fauna de Colombia desaparecería pronto bajo una alfombra de hormigón, dándole así facultades a los políticos para controlar y decir donde se construye o no.

Nuevamente, el ejemplo suizo es el que muestra que tales miedos son completamente infundados. Suiza no tiene tal cosa como «zonas verdes» ni nada comparable protegido mediante un plan de ordenamiento territorial. Y, sin embargo, Suiza es mundialmente famosa por su alucinante paisaje.

MÁS ARTÍCULOS
¿Qué países tienen el mejor récord en la protección de los derechos de propiedad?

Sorprendentemente, a pesar que la densidad de población de Suiza es mucho más alta (204) que la de Colombia (43), las regiones como Zug, Basilea y Aargau son bastante comparables con algunas ciudades colombianas en términos de su estructura de asentamiento. Y, sin embargo, el mercado de la vivienda suizo es infinitamente más relajado que el de Colombia.

Intervención de otros países y los TLC

Los colombianos siempre han sido reacios a las intervenciones de otros países y los tratados de libre comercio (TLC con Estados Unidos), nuevamente el ejemplo de Suiza muestra que hay un punto medio sensible. Suiza es en gran parte políticamente independiente. Por ejemplo, a pesar de no estar sujeto a la tasa mínima de IVA de la Unión Europea (que desmantela sustancialmente) y ser totalmente libre de aplicar su propia política comercial. Al mismo tiempo, económicamente está altamente integrado en el mercado europeo. Por habitante, el volumen de exportaciones suizas a la UE es mayor que, por ejemplo, el británico, lo que demuestra que no se necesita formar parte de una federación política común, ni tener excesivas inversiones estatales en agricultura o demás sectores para comerciar en beneficio mutuo y competitivamente. Suiza muestra que se puede hacer, solo hace falta liberalizar la economía.

El libertario promedio en el Colombia tiene significativas dificultades a la hora de explicar todas las bondades de una economía de mercado donde la competencia y el capitalismo reinen. Afortunadamente, no volverá a ser así para los que han leído este artículo. Simplemente podemos referirnos al ejemplo exitoso de Suiza. Podemos zanjar una discusión tediosa con cualquier seguidor de Gustavo Petro, Vargas Lleras, Fajardo, o incluso los de Iván Duque (quien se hace llamar defensor de la libertad económica cuando en realidad es otro estatista) en tan solo segundos, simplemente diciendo: «Por supuesto que funciona, basta con mirar a Suiza».
[AdsenseFinal]
¡Así que gracias por eso, suizos! Probablemente no se den cuenta, pero ustedes nos están haciendo la vida mucho más fácil a los libertarios colombianos.

1 comentario
  1. […] realmente ha convertido al sector profesional en un sector de élite, que comienza a una edad temprana. Los resultados hablan por sí solos: más […]

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

dos × 4 =